miércoles, 22 de julio de 2015

Marisa Mell, actriz austríaca (cuarta parte)


Seguimos rescatando del olvido a la actriz austríaca Marisa Mell, después de haber presentado anteriormente a esta actriz (primera parte), así como recopilado su presencia en los medios españoles (segunda y tercera parte). En esta ocasión, nos centramos en la carrera cinematográfica de Marisa Mell

Marisa Mell actuó en 59 películas, 2 cortometrajes y 9 producciones para televisión, además de un fallido musical en Broadway. Seguramente sea un lugar común hablar de Marisa Mell diciendo que su belleza fue contraproducente: jugó en su contra y tuvo que luchar por ser más que una cara o un cuerpo bonitos. En su mejor época fue de una de las actrices mejor pagadas, llegando a ganar de doscientos a trescientos mil dólares por película.

Su carrera empezó (y terminó) en el cine austríaco, continuó en el cine alemán y se diversificó por Europa, apareciendo en películas inglesas, españolas, francesas, que en muchos casos fueron coproducciones con otros países (incluyendo Yugoslavia -Dr., Sonja Jovanovic, 1962- y México -Traficantes de pánico, René Cardona Jr., 1977-, por poner dos ejemplos curiosos de su carrera). Pero, sobre todo, como consecuencia de residir muchos años en Roma, apareció en muchas películas italianas. Se puede decir que (casi) por ninguna de ella ha pasado a la historia del cine, salvo, tal vez Casanova'70 (Mario Monicelli, 1965), junto a Marcello Mastroianni, y que fue candidata al Oscar al mejor guión original.


 
  
En muchas ocasiones (más de las que debería, pues contaba con una refinada formación como actriz) apareció películas de serie B, C, o incluso Z, pero, algunas de ellas, con el tiempo, se han convertido en películas de culto como French Dressing (Ken Russell, 1964), Diabolik (Mario Bava, 1968 -sustituyendo a la inicialmente prevista Catherine Deneuve, que sólo llegó a rodar una semana-), Una sull'altra (Lucio Fulci, 1969), Infamia (Giovanni d'Eramo, 1974) o Casanova & co. (Franz Antel, 1970, junto a Tony Curtis). El público austríaco, en cambio, la recuerda más por haber dado vida a la emperatriz Sissi en la producción televisiva Elisabeth, Kaiserin von Östereich (1972). En apenas diez años, entre los años 60 y 70 llegó a rodar 30 largometrajes.

 
 
 
 Marisa Mell fue, además de una buena actriz con una no tan buena carrera, lo que hoy se consideraría una it girl que creaba tendencia. Como muestra, dos anuncios que protagonizó, uno de jabones y otro de gafas, en dos etapas diferentes de su vida (1964 y en los años 80).

 
  
Su experiencia en el cine español se ciñe a las siguientes películas: Historia de una traición, José Antonio Nieves Conde, 1971; Marta, José Antonio Nieves Conde, 1971; Alta tensión, Julio Buchs, 1972; Pena de muerte, Jorge Grau, 1973 y La encandenada, Manuel Mur Oti, 1975. En entrevistas concedidas por directores del cine español que la dirigieron, como José Antonio Nieves Conde y Jorge Grau, vienen a decir lo mismo: su nombre venía impuesto por producción, al ser una estrella del cine europeo entonces, pero se vieron gratamente sorprendidos por su profesionalidad, amabilidad y cercanía.

 
 
 
 
Para algunos, falta un nombre en su carrera: hubiera sido una actriz que hubiera encajado sin problemas en alguna película del director Jesús Franco. Hubo un proyecto para trabajar juntos, en el largometraje Camino solitario/The Lonesome Road, en el año 1972. Sin embargo, la película no llegó a rodarse hasta doce años después: el papel pensado para Marisa Mell fue encarnado por Lina Romay. Aquí se explica esta colaboración que finalmente no se pudo llevar a cabo.
 
Y otro papel que finalmente no realizó también la hubiera situado en otro estatus: al parecer estaba pensada su presencia en la serie Dinastía, durante doce capítulos para rodar a partir de septiembre de 1984, como se publicó en algunos medios. Finalmente, no participó en dicha serie.


Su último papel en cine fue I love Vienna (Houchang Allahyari, 1992) en un breve papel en el que conserva la fuerza de su mirada, si bien su cambio de peso poco tiene que ver con la mujer escultural que fue en los años 60 y 70.

 
 
 
 
 
 
 

Recogemos a continuación la participación de Marisa Mell en diversas películas hasta el año 1970, dejando el resto de su filmografía para la siguiente entrada.

 1960-El amor se paga con muerte.



1962-Ganster en Londres



1965-Agentes dobles



1965-Casanova 70

 
 
 
 

1965-Safari de diamantes


1965-Trampa bajo el sol

 

1966-Nueva York llama a Superdrago



1966-¡Qué noche... muchachos!




1968-Diabolik


 
 



1968-Problemas extraconyugales

 
 

1969-Problemas extraconyugales

No hay comentarios:

Publicar un comentario