sábado, 24 de septiembre de 2016

Pedro Almodóvar y la publicidad



Hubo que esperar siete películas para que se publicaran los primeros libros centrados en Pedro Almodóvar. Con el éxito de Mujeres al borde de un ataque de nervios (21ª película más vista en la historia del cine español, como vimos en una entrada anterior) aparecieron estos libros:

Nuria Vidal. El cine de Pedro Almodóvar. 1988. Contó con otra edición en el año 1989.

 

María Antonia García de León/Teresa Maldonado. Pedro Almodóvar, la otra España cañí (sociología y crítica cinematográficas). 1989.


Boquerini [Francisco Blanco]. Pedro Almodóvar. Ediciones JC. 1989.


Estos tres libros tienen algo en común: un apartado centrado en la publicidad. Es decir, en estas monografías se menciona la relación de Pedro Almodóvar y la publicidad, algo que era evidente en las primeras películas del director manchego, que incluyeron anuncios televisivos, por ejemplo, dentro de la narración de la película. El tema de la publicidad parece ser menos evidente en las filmografía de este director desde los años 90, como puede verse en este artículo.

En el libro de Nuria Vidal, por ejemplo, se afirma lo siguiente: "La publicidad es un tema que le interesa mucho a Almodóvar, pero que tan sólo ha utilizado en dos de sus seis películas: en Pepi..., donde los anuncios de Bragas Ponte son su primer trabajo, y en ¿Qué he hecho yo... con el terrible y cruel anuncio de café protagonizado, como los de las bragas, por Cecilia Roth. En el resto de sus películas la publicidad no existe como tal, con la excepción absoluta del Tráiler para amantes de lo prohibido, el mediometraje que realizó para TVE, que es un sí mismo un anuncio publicitario, un tráiler, de ¿Qué he hecho yo para merecer esto!

Por su parte, María Antonia García de León afirma lo siguiente: "Cualquier espectador de TVE sabe que los anuncios de detergentes son los más populares: en ellos es posible ver las antiimágenes de la publicidad: señoras gordas, de físico y lenguaje vulgar que hablan del trabajo duro y de maridos que manchan sus monos o camisas en el trabajo. [...] La televisión, la publicidad, es una vía de entendimiento con un público muy amplio. En la realidad, prácticamente todo español tiene y ve televisión, medio por excelencia igualitario de información e imágenes. En los filmes almodovarianos utilizar ese recurso es una constante".

En otro apartado del libro, Teresa Maldonado, sobre este tema, explica: "Los personajes almodovarianos [...] son muy sensibles a la publicidad. Consumistas a tope, les gustan los trapos, el dinero, las fruslerías, los maquillajes y los adornos de todo tipo [...] Son sus pequeños vicios. [...] Siguiendo la teoría pop de la no creatividad de la masa, a Pedro Almodóvar no le molesta que sus películas se interrumpan con anuncios de la televisión que, según ha dicho, parecen formar parte del propio filme".

En el libro de Boquerini se incluyen citas del propio Almodóvar. Por ejemplo, del dossier de prensa de Laberinto de pasiones: "La publicidad me hace mucha gracia, y me interesa sobre todo el lenguaje publicitario". De una entrevista de la revista La Luna del de año 1987: "La publicidad es lo mejor que tiene la televisión. Más aún, el mejor cine español es publicitario. Es el que tiene un nivel más alto de originalidad y de técnicas renovadoras".

Una vez que hemos recogido la presencia de la publicidad en los primeros estudios escritos sobre Pedro Almodóvar, es el momento de incluir los anuncios televisivos incluidos en algunas de sus películas.

En Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, anuncio de Bragas Ponte, protagonizado por Cecilia Roth ("Hagas lo que hagas, ponte bragas"). Disponible en este enlace.

 

En ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, anuncio de café El Café protagonizado por Cecilia Roth ("Nunca olvidaré esa taza de café").

 

 En Mujeres al borde de un ataque de nervios, anuncio del detergente Ecce Omo protagonizado por Carmen Maura ("Soy la madre del famoso asesino de Cuatro Caminos. [...] Ecce Omo. Parece mentira").


En Mujeres al borde de un ataque de nervios, anuncio de preservativos protagonizado por María Barranco, Imanol Uribe y Gabriel Latorre. Aquí aparecen informaciones de este anuncio, que no hemos podido documentar en forma de imagen o vídeo.

En Átame, anuncio de seguros Plan de jubilación Gerobank, en el que se compara a los jubilados alemanes y españoles.


Del libro cuyo autor es Boquerini añadimos esta información de un anuncio frustrado dirigido por Pedro Almodóvar, en el año 1985, de una marca de coches: "Pedro recibe la oferta de hacer publicidad. Se trata de rodar como director un spot para anunciar el Wolkswagen Polo. Es un encargo, con un guión ya hecho que el director debe convertir en imágenes. Pedro, sin cambiar una sola coma del texto, le da una vuelta en la medida en que puede, haciendo un anuncio muy en la estética de los detergentes, con muchas chicas que entran y salen del coche, toman helados y se divierten a su manera. El anuncio es rechazado por los responsables de la campaña publicitaria y nunca se llega a emitir".

Sí que pudo llevarse a cabo un proyecto que presentó a Pedro Almodóvar diseñador de relojes, en concreto, de la marca Swatch, del año 1995 (modelo Despite). Se trata de una edición de relojes para celebrar los 100 años del cine, en la que también colaboraron los directores Robert Alman y Akira Kurosawa.

 
No ha sido esta la única relación entre Pedro Almodóvar y las marcas de relojes. Por ejemplo, Almodóvar cedió su imagen -y su caligrafía- para los relojes Mido (año 2001) en anuncios para diversos países, como puede verse en estas imágenes.

 
 

En el año 2003 la marca Cuervo y Sobrinos le entregó un reloj diseñado para él, como Latino Internacional del año 2003.

 
 

Esa misma marca, en 2014, volvió a contar con el director, en el marco de la entrega de un premio en Lyon (Francia).

 
Dentro de los artículos de lujo, dejamos mención también a la serie de tazas de café de la marca illy, dentro de su serie illy Art Collection, usando como motivos los carteles de películas de Almodóvar diseñados por Juan Gatti, como los de Mujeres al borde de un ataque de nervios, Átame, Tacones lejanos, La flor de mi secreto, La mala educación, Volver. También se editó, de manera individual, la taza de Los abrazos rotos.

 
 
 
 
Por último, como caso nada habitual dentro del cine español, los anuncios que toman como motivo personajes almodovarianos. Por ejemplo, los personajes de madre e hija en La flor de mi secreto interpretados por Chus Lampreave y Rossy de Palma (las residentes en Parla, madre de Leo Macías y Rosa) saltaron a la publicidad -de manera más o menos encubierta- en este anuncio de Pastas Ardilla/Pastas La familia del año 1996.

 
 
 

El último anuncio, el más reciente y que ha servido de inspiración para documentarnos en la relación de Almodóvar y la publicidad, este de la marca Pavofrío (Deliciosa calma) que recoge a tres actrices que aparecieron en Mujeres al borde de un ataque de nervios: Carmen Maura, Rossy de Palma y María Barranco (Pepa, Marisa y Candela, respectivamente). Falta en este anuncio, tal vez, Julieta Serrano, para completar el cuarteto de mujeres de la película.

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada