viernes, 12 de abril de 2013

Nirvana (El Bosco) y No hagas el indio, haz el cherokee (Cherry Coke)



Ya hablamos aquí de algunos Boom, el disco de los éxitos y de algunos de artistas que aparecieron entre el Boom 6 y el 9. Ahora le toca el turno a alguonos otros que aparecieron en formato CD, dejando atrás las casettes.


Empiezo por dos chicas, dos rara avis de la música española, desde hace un tiempo no están en la primera línea de fuego de cara al gran público, pero cuyos fans, que no son pocos y algo de ruido hacen por internet, no las olvidan, Princessa (Rojo y llanto, en el Boom 10, de la que ya hablamos aquí) y Virjinia Glück (Si tú quieres, en el Boom 12, que espero que aparezca en este blog próximamente).



En el año 1994 el Boom 10 echó la casa por la ventana e incluyó regaló un CD extra con los éxitos de los últimos diez años del Boom, al celebrar su primera década. El CD extra era más bien cosa de las casas de discos amigas, y por eso sólo aparecieron artistas más bien caseros como Alaska y Dinarama, Olé Olé, Tino Casal, Loquillo y los Trogloditas, Héroes del silencio, Amistades peligrosas, etc.


En el Boom 11 la cosa volvió a la normalidad y vino a demostrar la onda new age que imperaba entonces en parte de la música, por eso aparece en dicho CD Nirvana (Rojotua, Loxatus, C. Max) de El Bosco. Al escuchar la canción seguro que alguien más piensa en Enigma o Era.


El Bosco no era más que la escolanía del Valle de los Caídos (da un poco de yuyu unir new age + coro infantil + Valle de los Caídos). Así figura en Wikipedia, aunque a mí me suena más que sea el Monasterio de San Lorenzo (de El Escorial), como figura en la entrada en Wikpedia portuguesa. Su discografía se ciñó a dos discos: Angelis (1995) y Virginal (1997).

Los productores son viejos conocidos de un montón de proyectos: además de Javier Losada (músico en directo de Mari Trini, Emilio Aragón y Tino Casal, currículum digno de una ficha rsoa), los más mediáticos Julián Ruiz y Luis Cobos. Estos dos se han creado muchos odios y tal vez algo menos de elogios, aunque sus carreras son casi, casi inabarcables. Luis Cobos, el único director de orquesta mediático español, desde sus inicios en el rock de Conexión a los arreglos en los primeros discos de Mecano al coñazo (porque estaba en todos los lados, y siempre copaba los números 1 de las listas de Número 1 con Raquel Aparicio y Ángel Pérez y Rockopop con la gran Beatriz Pécker en los sábados por la tarde de TVE) de los discos de zarzuelas, canciones mexicanas, rusas, italianas, valses vieneses, etc. Julián Ruiz (marido de Mariví Fernández Palacios, periodista del corazón que hace tiempo -creo- que no se deja ver por la tele, y que escribe crónica rosa en El Mundo; es decir, que no quiere intoxicarse...), además de productor de Nino Bravo, Cecilia, Tino Casal, Alaska y los Pegamoides, es uno de los tótems del periodismo musical en España, gracias a Plásticos y decibelios


La canción de Nirvana llegó lejos: fue casi, casi un éxito mundial, pues llegó al resto de Europa, Latinoamérica y Australia (no lo tengo claro, ¿más éxito este Nirvana que el Return to innocence de Enigma?), y llegó a ser utilizada por Danny Boyle en su película Millions. La verdad es que la manera de presentar el primer disco fue genial: fletar un avión de Madrid a Zamora y en las nubes dar a conocer la música. Y hasta ahora, como bien explican aquí, no había caído en que el nombre no tiene nada que ver con el pintor El Bosco, sino que se juega con el apellido Cobos-Bosco





Su otro gran éxito fue Children of light (en el Boom 12, autoría de Loxatus, Rojotua, C. Max), música de fondo en las competiciones de ciclismo del año 1996, y que ya mencionamos aquí.

 
Otro fenómeno curioso que aparece en el Boom 11 es la música del anuncio de Cherry Coke No hagas el indio, haz el cherokee (Alex García Ber). Eran años entonces que estaban llenos de discos recopilatorios de bandas sonoras y canciones de anuncios. Creo que la Cherry Coke ya no existe, aunque esto siempre es relativo, al menos en cuanto a refrescos. Que si en Canarias se sigue vendiendo la Mirinda [y sigue fuerte en Latinoamérica y algunos países africanos] (para fichas rosa nacidas a partir de mediados de los setenta: el fondo del blog es el diseño del disco que los refrescos Mirinda regalaban hace unas décadas), que si el Kas sigue existiendo en el País Vasco...





 
 
La verdad es que hablar de productos que comíamos y bebíamos y que ya no se venden hay legión. Mis favoritos: la mortadela con forma de Mickey Mouse y las patatas fritas congeladas rellenas de ketchup (de estas no quedan imágenes en Google). ¿La pasta en forma de pitufos sigue vendiéndose, no? Aunque uno de mis favos, en este caso, bebida, el Tab, con un diseño súper chulo, la Coca Cola sin cafeína y sin azúcar... ¿Y no será eso mismo la Coca Cola Zero? Al parecer se sigue vendiendo en España... 
 
 

Volvemos a la música, y aquí está el anuncio de la Cherry Coke, del que dieron el coñazo durante un tiempo... Debió coincidir con los refrescos Fruitopía, de los dieron también bastante que hablar a finales de los 90, tanto que incluso creo que los repartían en las entradas de los institutos, o cines, o incluso con alguna revista... Los Fruitopía pasaron después a ser Minute Maid. Y había medio olvidado los RadicalFruit Company, también desaparecidos, creo... 

 
 
Ahora sí volvemos a la música… Pero antes, otro anuncio que casi, casi se llegó a odiar, porque estaba en todos los lados: el Dame más de Álex de la Nuez (version de Give it up de Steve Miller) que sirvió de sintonía veraniega para los refrescos Kas

 
Y, por fin, el anuncio de la Cherry Coke. Canción rara donde las haya… No sé qué opinarán los cherokees de esta canción. Y como no hay información del compositor de la canción, Álex García Ber ¿pseudónimo?, me quedo con una última imagen: ¿alguien más utilizó este parche de tela para los vaqueros?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada