martes, 23 de octubre de 2012

Actores sucidas



De muchos temas soy fan o seguidor, pero la verdad es que esos actores, cantantes, etc. que fueron conocidos y que desaparecieron antes de tiempo, por suicidios o accidentes siempre acaban ocupando parte de mis recuerdos. El caso más claro sería el de Dalida, la cantante y actriz paneuropea (cantó en italiano, árabe, alemán, francés, japonés, etc.) que para los de mi generación es una desconocida y hay que entrar en temas galófilos para saber quién es... Decidió dejar la vida en 1987 porque se le hacía insufrible, tal y como hicieron algunas de sus parejas, que también decidieron abandonar la vida... 


 Sus fans son tan fans que incluso organizan el envío de flores para la tumba parisina, tienen su propio boletín, etc. Algo deberíamos aprender por aquí: que se realicen los deseos de museos de Lola Flores, Rocío Jurado, etc.

Actores y cantantes que desaparecieron muy pronto hay unos cuantos, sin googlear, se me ocurren estos:

-La cantante Cecilia (1976), en un puñetero cruce de carretera en Colinas de Trasmonte (Zamora) volviendo de un concierto, al cruzarse en su camino un carro de bueyes. Estuve en ese cruce hace unos años y pregunté a unas ancianas que me encontré por allí lo de Cecilia y al parecer todos los años alguien de su familia deja por allí las flores de rigor el 2 de agosto.

-Poco se sabe de la muerte de la actriz Sandra Mozarowsky  (1977) cuya muerte incluso llegó a ocupar la portada del Diez minutos. No queda muy claro si era amante de alguien de las altas esferas (en clave para que no me cierren esto, que nunca se sabe, el enemigo de Babar y el amigo de Bárbara) y si su aumento de peso se debía a un supuesto embarazo. Murió al lanzarse desde lo alto de un edificio, no queda claro si fue suicidio o alguien se la quiso cargar... 

-La actriz y presentadora Inma de Santis (1989), guapa a rabiar y de la que no me resisto a poner este vídeo, muy bien ambientado musicalmente.

Me dan envidia sus fans, porque se lo montan más que bien y tiene un blog modélico. Su muerte se produjo en un accidente de coche en Marruecos durante unas vacaciones. No la olvidamos, no.

-Otra actriz y presentadora que nos marcó a las fichas rosas ochenteras fue Sonia Martínez (1994). Resumo lo que muchos conocemos: 3, 2, 1 contacto, Dabadabada, Epílogo, Perras callejeras, Segunda enseñanza. A partir de ahí cuesta abajo: relación con Cayetano Martínez de Irujo (al que odio desde entonces), fotos no consentidas en Interviú, despedida de TVE, adicción a la heroína, SIDA, etc. Mejor que olvidemos eso, y que la veamos aquí en todo suesplendor.
Desconocía que rechazó ser azafata del 1, 2, 3, así como actriz en La Vaquilla de Berlanga. Sus fans incluso han llegado a tener un encuentro buscando su domicilio y depositando flores en su tumba, en cuya inscripción figura únicamente Sonia 


Dejo fuera a los cadáveres del cine quinqui, que son legión: José Luis Manzano, José Luis Fernández el Pirri, Ángel Fernández Franco El Torete, Andrea Albani/Lalia Espinet, los de Deprisa Deprisa, etc. Me viene a la cabeza ahora un actor del que hay poca información y que, se supone, todavía vive. Fue novio de Maruchi León (la Pili de Farmacia de Guardia) y salió en dos películas de Pedro Almodóvar (Qué he hecho yo para merecer esto y La ley del deseo). Salió hace unos años en un periódico de Salamanca, creo recordar, narrando que había caído en el mundo de la droga y que nadie se ofrecía a ayudarle: el mundo del espectáculo, como a tantos otros, le había dado la espalda.  Creo recordar que se llamaba José Manuel Bello.

-Diana Gálvez (1995). Poco se sabe de esta actriz y de su muerte (por accidente de tráfico). Era una de las chicas que formaban la pandilla de Historias del Kronen, y que protagonizó también Eso, y que no pudo disfrutar de su éxito, pues al parecer murió antes de estrenarse Historias del Kronen.

Pero hoy quiero centrarme en tres personas de las que hay poca información...

Sonia Martín, que no Sonia Martínez solo tuvo un papel cinematógráfico en Sombras en una batalla, como hija de la terrorista arrepentida que representaba Carmen Maura, una película rodada en la localidad zamorana de Bermillo de Sagayo.


La chica decidió quitarse la vida con 15 años colgándose de un árbol en un paraje del río Duero a su paso por Zamora. Conocí a alguien que compartía instituto con ella y al parecer o tenía depresiones o no había superado un desamor. Imaginármela un día frío como el 3 de diciembre de 1995 y ella colgándose de un árbol en el paraje de Tres Árboles siempre me ha estremecido.


Marta Ollé era solo conocida por los espectadores de la televisión y teatro catalanes. Salía en el culebrón de la sobremesa de 1995, Secrets de familia, en el que debutó Ingrid Rubio. Allí hacía el personaje de Farners, madre soltera. En el momento de su muerte, finales de junio de 1996, estaba representando L’avar en el Festival Grec de Barcelona. Al parecer vivía desde hace poco en la calle Mozart de Barcelona y en un mediodía estaba controlando las cuerdas de tender la ropa en el patio de luces. Su novio, había salido a comprar un pollo asado. Al volver encontró su cadáver en el suelo del patio de luces. No se sabe, por lo tanto, si quiso suicidarse (se comentaba que tenía o había tenido depresones) o fue un accidente fortuito. Aquí la teneís, al final del vídeo, junto a Ingrid Rubio:  


El último que me ha hecho que pensar es tal vez el más conocido y cuya muerte es más dramática, si se puede, todavía. José Conde Cid era bastante conocido como el homosexual doctor César de Médico de Familia y muchos otros papeles televisivos y cinematográficos. Últimamente se le había visto en Sin tetas no hay paraíso. Tal vez sea Nada es para siempre uno de los papeles más recordados por las fichas rosas, donde hacía de padre de padre de Adrián (Carlos Castell) y el niño de La lengua de las mariposas Manuel Lozano. En esta serie, como en Calle Nueva, coincidió con  Patricia Adriani, una de las miradas más ricas de matices del cine español (no me creo que según IMBD no actúe desde el año 2002 con el magnetismo que tiene). Lástima que el día en que murió José Conde, en marzo de 2011 en el Sálvame Lydia Lozano, emparentada con él, no diera informaciones sobre su vida y muerte.
Llevaba desaparecido un mes cuando encontraron su cadáver en un edificio abandonado en plena calle Arturo de Soria de Madrid. Estaba en tratamiento psicológico.


Supongo que me dejo alguno, así que el que tenga otros ejemplos, que añada lo que quiera y así dar cabida a personas con escasa o nula presencia en internet.

7 comentarios:

  1. Gracias por lo de Inma y felicidades por este blog.

    ResponderEliminar
  2. No sabía que eras fans también de Sandra Mozarowsky. Su historia me fascina.

    Yo añadiría dos clásicos más de inevitable comparación con Cecilia: Nino Bravo y Tino Casal

    ResponderEliminar
  3. Me encanta el Cine Quinqui...Tengo varios homenajes a estos actores en mi canal: Producciones Luminosas https://vimeo.com/72701651
    https://vimeo.com/72551082

    Muy buen Blog :)

    ResponderEliminar
  4. Pero Cecilia no se suicidó, ni Sonia martínez...y Sandra M, probablemente tampoco

    ResponderEliminar
  5. Marta Ollé se suicidó. Estaba en tratamiento desde hacía tiempo. Su madre también tenía problemas psicológicos y su padre era alcohólico. Le educaron sus tías y siempre destacó por su inteligencia además de una imagen y presencia excepcionales. Era el mejor año de su vida profesional y el día en que cumplió 21 años falleció. Siempre la tendré conmigo.

    ResponderEliminar
  6. Jose conde hizo de padre de Carlos en aquí no hay quien viva

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado tu articulo. Tengo que decir que hace pocos días me enteré del caso de Sandra Mozarowsky y desde entonces es un asunto que me atormenta. Me ha tocado el corazón y a día de hoy tengo un sentimiento de pena e impotencia muy fuerte. Que pena que una muchacha de una belleza tan excelsa y tan joven pueda morir así.

    "Quiero dormir un rato, un rato, un minuto, un siglo, pero que todos sepan que no he muerto". Esto reza sobre la lápida de esta hermosa mujer. Saquen sus conclusiones.

    ResponderEliminar