viernes, 24 de enero de 2014

Rex, un policía diferente [primera temporada] (Antena 3, 1998)



Es curioso que una serie como este, más bien localista y no muy original, haya sido una de las series más vendidas a canales televisivos del mundo y en casi cada país conozcan la serie policíaca esa del pastor alemán Rex.


Seguramente sin la presencia de un pastor alemán, Rex, un policía diferente sería una de esas series policíacas alemanas de la programación de las mañanas de Cuatro, como Alerta cobra o El último poli duro, que pasan por la programación con más pena que gloria. Pero al emitirse Rex, un polícia diferente en las tardes del domingo por Antena 3 (y luego, por otros canales), casi todo el mundo sabe quién es ese perro polícia, al igual que en muchos otros países: Austria y Alemania (al ser una coproducción, en sus primeras temporadas, entre la austríaca ORF y la alemana Sat 1), Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, Chipre, Colombia, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Irán, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Macedonia, México, Noruega, Perú, Polonia, Portugal, Rumanía, Rusia, Suecia, Suiza, Turquía, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, Ucrania, Uruguay, Venezuela, Vietnam...

Tal vez en muchos de estos países sólo hayan visto las primeras temporadas de la serie, o incluso solamente la primera, en la que se presentaba al perro Rex, junto al policía Richard Moser (Tobias Moretti) y el inspector Ernst Stockinger (Karl Markovics).

  
Ya en las primeras escenas de la serie se ve la importancia que tiene la capital austríaca Viena como lugar de rodaje de la serie. En el primer capítulo (Estación terminal Viena) se produce la espectacular explosión en pleno centro de Viena, en el polémico edificio Haas Haus, justo enfrente de la catedral de San Esteban. Así se inician las aventuras del perro alemán Rex.

 

Abundan otros lugares de rodajes para que la Viena turística y menos turística se luzca sirviendo de fondo a los casos que tiene que resolver el policía Moser junto a Rex, como, por ejemplo, el Hotel Sacher (Estación terminal Viena), el hospital Otto Wagner con su iglesia modernista de Otto Wagner (episodio Diagnóstico asesinato), los jardines del palacio imperial de Schönbrunn (episodio El cadáver de Schönbrunn), el cementerio central de Viena y la tumba de Betthoven (episodio Tráeme la cabeza de Beethoven), las alcantarillas de Viena -las más cinematográficas del mundo, inmortalizadas en la película El tercer hombre (Carol Reed, 1949)- (episodio Bajo las calles de Viena) o el aeropuerto de Schwechat (episodio El secuestro de Rex).
  
Es curioso también cómo a lo largo de la serie se notan algunos aspectos de la cultura austríaca, que resultan conocibles para los conocedores del país y tal vez más extraños a los espectadores de otros países (como Alemania, el coproductor de la serie). En las primeras escenas se especifican ya las diferencias del alemán de Austria frente al de Alemania, al especificar la palabra para nata en Austria (Schlagobers) frente a Alemania (Sahne). Es reconocible también la obsesión del ayudante Stockinger (y de Rex) por el Wurstsemmel, ese panecillo con fiambre que es la merienda favorita de Stocki y que Rex intenta conseguir por todos los medios.



O bien otras costumbres, como se ven en el episodio Una casa agradable, relativas a la Nochevieja, como es bailar el Danubio azul a la hora de las campanadas y los fuegos artificiales típicos de esa noche. Se ve también la tradición de los Heuriger (locales típicos del campo que venden el vino joven de la temporada junto a fiambres y quesos producidos en el local, conocidos como Buschenschank en otros estados federales de Austria) -episodio Un crimen perfecto- o bien la costumbre de tomar el café en locales con varios siglos de tradición -episodio El caso de la desaparición de ancianas-.

Ver la serie en versión original permite reconocer acentos austriacos de muchos actores de reparto de la serie, mientras que los protagonistas de las tramas autoconclusivas de cada capítulo suelen ser alemanes, siendo actores muy reconocibles en los repartos de muchas series y películas para la televisión de dicho país, como Veronica Ferres y Christiane Neubauer (episodio Un crimen perfecto) o Gedeon Buckhard (en el episodio Locura representa el malo del episodio, antes de llegar a ser el nuevo dueño de Rex como policía protagonista de las temporadas cuarta a séptima). Actores austriacos reconocidos intervinieron también como estrellas invitadas de sus capítulos, como Christiane Hörbiger (episodio Estación terminal Viena) o Wolfgang Böck (episodio El caso de la desaparición de ancinas).

La serie fue un verdadero boom que dio lugar a varios productos, como la banda sonora de la serie, que incluía el tema de la sintonía de la serie: A goog friend de Kathy Sampson. También el libro Das grosse Komissar Rex Buch, que lo mismo incluye consejos para adiestrar a perros como explica el por qué de un perro policía. Los creadores de la serie, Peter Moser y Peter Hajek, explican en el libro que ya existían muchas series policíacas (verdaderos clásicos de las pantallas austríacas y alemanas con series como Tatort, SOKO, etc.) pero que faltaba algo original. En una de sus reuniones para escribir guiones decidieron lo siguiente: "La siguiente persona que habrá la puerta será el modelo para crear la figura del asistente del polícía". Quien abrió la puerta del jardín no fue una persona, sino el perro del vecino de uno de ellos. Así se dio lugar a la creación del perro Rex, la verdadera estrella de la serie. 
 
 
En el qué fue de... los dos principales protagonistas de la serie, Moser (Tobias Moretti) y Stockinger (Karl Markovics) puede decirse que la serie fue el pistoletazo de salida de la carrera de dos actores sólidos, de los más reconocibles del panorama artístico austríaco. 

Tobias Moretti ha tenido una carrera estable, que ha incluido papeles reconocibles en cine y televisión, y que ha incluido incursiones en el cine español, en películas como Io, Don Giovanni (Carlos Saura, 2009) y Flores negras (David Carreras, 2008), una de las pocas coproducciones hispanoaustríacas, rodada en las ciudades de Barcelona, Graz y Viena.

 
 

La carrera de Karl Markovics, nada marcado por el carácter de su personajes a lo Sancho Panza de la serie, estuvo ligada a su papel de Stockinger, pues protagonizó un spin-off de la serie con la nueva vida de Stocki en Salzburgo, que sólo tuvo una temporada (Stockinger, 1996). Protagonista de la película premiada con el Oscar a la mejor película extranjera Los falsificadores (Stefan Ruzowitzki, 2007), ha logrado un gran éxito de pública y crítico con su primera película como director, Atmen (2011).

 
 
 
Al contrario que en otros países, muchas temporadas de Rex están editadas en España en DVD. En el caso de la primera, en los idiomas español y alemán sin más extras que fotos de cada uno de los episodios.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada