domingo, 9 de noviembre de 2014

Merchandising marisolero (primera parte)



La verdad que poco se puede decir que no se haya dicho ya de Marisol/Pepa Flores. Seguramente mucho más de lo que Marisol deseaba hace unas décadas y muchísimo más de lo que a la actual Pepa Flores le hubiera gustado. Lo mejor será respetar el silencio y la tranquilidad buscada y encontrada por Pepa Flores en su Málaga natal, tras su retiro del mundo del espectáculo a mediados de los años 80.

Por lo tanto, nada que aportar de su carrera como cantante y actriz, como la niña prodigio del cine y la canción. Pero sí, tal vez, de lo que supuso la figura de Marisol para el merchandising. Fue una época gris en la que Marisol dio color y cuyo nombre apareció en muchísimos productos. Seguramente, el nombre propio de la España del siglo XX que más hizo vender muy variados productos. Sólo se me ocurren algunos casos que se le acerca de generar productos con su nombre y cara, aunque no son personas, sino algunos programas de televisión como Un, dos, tres (véase el bazar de esta página web), Barrio Sésamo, Operación Triunfo o Gran Hermano.

En estas dos entradas repasamos aquellos productos (que no fueron discos o películas) a los cuales Marisol prestó su cara, ya fueran libros, revistas, álbumes de cromos, cuadernos escolares, espejos, muñecas, postales, banderines, etc. Echamos mano de la página web de Todocolección, donde se han pagado pequeñas fortunas por algunos de estos productos y con pujas bastante reñidas...

Los libros son los productos más numerosos. Por ejemplo, libros editados con motivo de sus primeras películas, como ídolo infantil y juvenil, en ocasiones varios por película: Un rayo de luz (1960), Ha llegado un ángel (1961), Tómbola (1962), Marisol rumbo a río (1963), La nueva Cenicienta (1964), Búsqueme a esa chica (1964), Cabriola (1965), etc.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

En ocasiones estos libros fueron libros troquelados, o bien directamente relacionados con las película (llevando su nombre), o bien con aventuras creadas a partir de algunas de las situaciones de los largometrajes. En el caso de los libros troquelados de Tómbola incluían un pequeño regalo: un collar y unas tijeras.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
No fueron los únicos libros marisoleros los centrados en sus películas, pues aparecieron varias novelas con Marisol en portada con las que Marisol se convertía en azafata, detective, etc., publicadas por la editorial Felicidad.

 
 
 
 
 
 

Tal vez el libro más valioso es el que forman los fascículos de La vida de Marisol, editados por la editorial Mandolina. Juntando los más de veinticinco disponibles y con las tapas correspondientes se formaba la biografía de Marisol (más bien dicho, la creada por el productor y representante exclusivo Manuel J. Goyanes).

  
 
 
 
 
Marisol también fue portada de algunos cuentos. En su etapa infantil, por ejemplo, de La caperucita roja o de La Cenicienta, así como de Marisol de vacaciones o Marisol viaja por América. Ya más adulta, también aparecieron cuentos de Blancanieves, Caperucita Roja, La Bella Durmiente, La Cenicienta.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Derivados de sus películas aparecieron diversos cancioneros con la imagen de Marisol para que el público pudiera tener disponibles sus canciones.

 
 
 
 
 
 
 
 

Algunos de los libros marisoleros más curiosos son, tal vez, los libros de vestidos, que permitían, gracias a los recortables, crear una Marisol diferente según la ropa escogida. Se editaron al menos dos, de las películas Un rayo de luz y Ha llegado un ángel.

 
 
 
 

Sólo hemos encontrado un caso de un libro para colorear, editado con motivo de su primera película, Un rayo de luz.

 


1 comentario:

  1. Guau... menudo trabajo de recopilación. Como curiosidad contaré que cuando era pequeño vivía en Málaga y veíamos a Marisol (ya Pepa Flores) bastante a menudo por nuestro barrio.

    ResponderEliminar