domingo, 6 de enero de 2013

Ofra Haza


Hablar aquí de cantos yemeníes puedes sonar un poco de guay o fuera de lugar, pero eso vamos hoy, de los cantos yemeníes de Ofra Haza. Seguramente cantos yemeníes y Ofra Haza suenen poco, pero el hit que sigue seguro que lo habéis escuchado alguna vez.





Reconozco que el Im nin’alu de Ofra Haza me ha perseguido varios años, desde que se publicó en su disco Shaday de 1988. La canción en español sería algo así como las puertas del cielo abiertas. Resulta que en la desconexión territorial de TVE a la hora del informativo territorial (14.00 horas, aunque creo que antes era a las 14.30) se anunciaba una peletería (Centro Difusor de la Piel; me reconozco rendido admirador de su proyecto de página web, de la foto y del incluso en festivos) que debió rodar por ese año un desfile de pieles en sistema súper vídeo, BETA o vídeo 2000, porque la calidad de la imagen era más bien cutre.

Yo, como tantos otros, quedé fascinado en 1988 con esta canción aunque casi nada sabía entonces de su cantante, Ofra Haza y mis referencias se ceñían a la portada de su disco Shaday. Seguramente fuera una de las pioneras del world music y más de uno la asocia al one hit wonder, aunque Ofra Haza es mucho más que el Im nin’alu. 

Entonces no sabía situar ni Israel ni Yemen en el mapa y Ofra Haza es una mezcla de ambos países: natural de Tel Aviv su familia era de judíos del Yemen y su primer pelotazo lo pegó en 1983, al conseguir la segunda posición en Eurovisión. A seis puntos se quedó de ganar, que ese año se lo llevó la descafeinada canción de Luxemburgo Si la vie est cadeau.


Poco tiempo después dio a conocer sus canciones yemeníes por el mundo y se ganó a la crítica por dotar a estos cantos tradicionales de contemporaneidad. Veinticuatro álbumes siguieron y yo me quedo, por ejemplo, con canciones como Galbi, single de Shaday después del Im nin’aul. Los números 1 con este álbum no pararon: el fenómenzo empezó en Alemania, pero llegó a España, Gran Bretaña, Estados Unidos, Japón, etc.



 
Las bandas sonoras también ocuparon parte de su tiempo, y fue una de las voces de Disney, por ejemplo, en El príncipe de Egipto (según Wikipedia, cantó la canción principal en varias lenguas, incluyendo en el español de España y el español de México...). En el año 1997, después de su matrimonio dejó un poco de lado su carrera y se retiró en compañía de su marido y su hijo adoptivo. Su ingreso en el hospital a inicios del año 2000 resultó ser fatídico, pues lo que era una gripe severa se incrementó con una infusión de sangre que le provocó el contagio del SIDA (otras fuentes dice que fue marido el que la contagió de SIDA...). Murió del 24 de febrero de 2000 y su tumba se encuentra en cementerio de Yarkon, en Tel Aviv. El mes de febrero era importante para ella, pues el 3 de febrero de 1987 sufrió una accidente de avión y desde entonces esa fecha era como su segundo cumpleaños. 

Os dejo con rarezas suyas, como el dueto con Duncan Dhu Herida de miel, que se coló en la banda sonora de Dick Tracy o su canción de El príncipe de Egipto, Líberanos, en español.










1 comentario:

  1. Buena nota y buena selección de temas, gracias. Acabo de descubrir a Ofra y me enamorado de ella, su voz es increíble y su repertorio personalísimo. Un saludo

    ResponderEliminar