viernes, 14 de marzo de 2014

Entrevista a la actriz Virginia Rodríguez




1.    Viniendo de la familia Aragón, ¿hubo momento en los que renegabas de pertenecer a una familia de artistas (época de timidez infantil, de rebeldía adolescente?

¡Jamás! Siempre me he sentido muy orgullosa de ellos. Crecí con un abuelo que hacía reír a los niños… ¿Hay algo más bonito que eso?

2.    Si no me equivoco, debutaste sobre las tablas con siete años en un espectáculo de tu abuelo Miliki. ¿Cómo se llamaba el espectáculo? ¿Cuál era tu función en el escenario?

 
  
Me parece que fue en El flautista de Hamelín y que sólo salía para sacar una bandeja de caramelos. Jajaja. Más tarde sí que hice más espectáculos con él donde era parte del elenco de baile.


3.    Tal y como explicas en esta entrevista, de niña jugabas a representar series de televisión con tu mejor amigo, que hoy en día es actor. ¿De quién se trata? ¿Qué series interpretabais?

Sí, era con Pablo Rivero (Cuéntame). Nos dedicábamos a copiar guiones de series y a interpretarlos en el recreo. ¡Sobre todo guiones de Al salir de clase! Al menos los que recuerdo...
 
4.    Antes de entrar en el reparto de Compañeros (Antena 3, 1998-2002), ¿te presentaste a otros castings, llegaste a ser candidata para otros papeles, etc.?



No, ese fue mi primer casting. Y realmente era para un personaje que salía sólo en el capítulo 4. Pero parece que funcionó y ahí seguí por casi 100 capítulos más.

 
 
5.    ¿Tenías muchas esperanzas en tu personaje de Compañeros o pensabas que la serie no pegaría tan fuerte? ¿Quisiste ser fiel a tu personaje en todas las temporadas de Compañeros o contemplaste abandonar la serie en algún momento?

En aquel entonces no nos planteábamos si la serie iba a ser un éxito o no. La guerra de audiencias no era tan salvaje como ahora. Simplemente íbamos a trabajar muy felices, nada más. Nunca pensé en abandonar la serie. Yo seguiría ahora haciendo Compañeros...

6.    La serie continuó en forma de película en No te fallaré (Manuel Ríos San Martín, 2001) donde tu personaje tiene un hijo con Eloy (Nicolás Belmonte). ¿Quedaste contenta con el (poco) papel de tu personaje en dicha película?

  
¿Poco? ¡Para mí fue un regalazo! Era mi primer experiencia en cine y con los mejores compañeros del mundo. No podía pedir más.

7.    Tal y como se ha comentado, ha habido intentos de recuperar a los alumnos del colegio Azcona años después. ¿Te han llegado comentarios o propuestas? ¿Cómo te imaginas a la Isabel actual?

Sí, siempre se ha hablado de secuelas y alguna que otra propuesta más seria me ha llegado, pero nada que haya llegado más allá. Yo creo que Isabel sería ahora una estupenda madre de dos o tres hijos y educadora infantil.

8.    ¿Fue difícil, al acabar Compañeros, conseguir trabajos como actriz o todo vino rodado? ¿Ha pesado en algún momento en algún casting haber sido tan conocida por un papel de tanto tirón entre el público juvenil?

Nada ha venido rodado. Eran otros tiempos y el mundo audiovisual cambiaba justo cuando acabábamos la serie, así que, por alguna razón, los de aquella época hemos tenido que luchar más por abrirnos camino en esto. No sé si ha pesado o no en algún casting… Eso lo sabrían mejor los propios directores de casting.

9.    En la serie Tres son multitud (2003) volviste a tener un papel protagonista. Ya que la serie no tuvo tanto éxito, ¿qué recuerdo guardas de ella?

  
Maravilloso. Se rodó en Buenos Aires y fueron cuatro meses inolvidables, rodeada de grandes como Alexandra Jiménez, Cristina Peña, Jaime Blanch, Víctor Ullate, Rodolfo Sancho… Toda una experiencia y de donde conservo grandes amistades hoy en día.

10. En la serie SMS, Sin miedo a soñar (La Sexta, 2006-2007) volviste a participar en un producto juvenil, pero esta vez en un papel más secundario. ¿Qué diferencias notaste respecto a Compañeros?


Era una serie diaria y Compañeros era semanal. Ya eso es una gran diferencia a la hora de trabajar. SMS era mucho más moderna, adaptada a los nuevos tiempos donde los móviles comenzaban a “mandar” en nuestras vidas… Más cañera, más gamberra…

11. Tu formación incluye un curso en la escuela Gene Frankel de Nueva York. ¿Cómo comparas esta formación con la de los cursos en La Barraca (Madrid)?

Bueno, es que lo de Nueva York no tiene nombre, claro. Allí vas a clase con chavales de 15 años que es lo primero que hacen y están directamente más preparados que tú en todo. El nivel es brutal. De La Barraca guardo un buen recuerdo. También hice amigos a los que conservo y admiro mucho.

12. Además de participar en algunos cortometrajes, has llegado a dirigir uno con el título No quiero. ¿Tienes previsto seguir dirigiendo cortometrajes? ¿Te atrae el mundo de la dirección?

  
No. Previsto no. No quiero fue el proyecto final de curso de la escuela donde estudiaba entonces. Fue genial hacerlo, pero quise abarcar tantos campos que no me centré en nada… Y me di cuenta de lo difícil que es cada departamento en cine. Gran error que no volveré a cometer.
 
13. Eres una de las actrices más activas en obras del microteatro. ¿Tienes pensado seguir con este tipo de obras o te gustaría tener un papel en obras teatrales de mayor envergadura?

Por gustarme, me gustarían tantas cosas… Ya llegarán, poco a poco. Y cuando lleguen, seguiré dándome baños de microteatro. ¡De eso uno no se cansa nunca!

14. No sólo has dirigido un cortometraje, sino también la obra de teatro Concurso S.O.S. ¿Te atrae dirigir teatro?

Bueno, Concurso S.O.S lo dirigimos un poco entre todos los que lo hacíamos, bajo la supervisión de Eduardo Aldán. Dirigir yo sola, he dirigido la micropieza Cabeza de Cobre. Pero lo de dirigir lo hago para experimentar, no porque me llame. ¡De todo se aprende!

15. Sin duda, el nombre de Guillermo Groizard ha determinado tu carrera teatral, por haber trabajado bajo sus órdenes hasta en doce ocasiones. ¿Qué te aporta trabajar tantas veces con el mismo director teatral?

Guillermo y yo somos un tándem. Tenemos una asociación cultural (Metrópolis c.e.), por eso trabajamos siempre juntos. Me encanta cómo trabaja, cómo dirige. Nos entendemos perfectamente. Es un lujo trabajar a su lado.

16. Por tu papel en la película Esto no es una cita (Guillermo Groizard, 2013), fuiste premiada en el último Festival de Cine Español de Málaga con el premio de mejor actriz Zonacine. Ha sido difícil estrenar la película en cine, que está disponible en Filmin. ¿Qué puedes decirnos de esta película?


  
Qué puedo decir de Esto no es una cita... Otro regalazo. Habrá sido difícil estrenarla en España, pero yo creo que ha sido todo un éxito. Festivales nacionales, internacionales, seis premios, nominaciones… Una barbaridad. El proyecto más bonito y gratificante que he tenido hasta el momento.
 
17. Está prevista tu participación en la serie de Telecinco El príncipe. ¿Puedes adelantarnos algo de tu papel?

Bueno, es una participación muy pequeñita, pero una vez más, cargada de aprendizaje. Hago de reportera de un atentado.

18. Tal vez es este el momento de mencionar a algunos cómplices que has tenido a lo largo de tu vida artística... (nombres no conocidos por el gran público, personas que ya han fallecido, etc.).

Nacho Iturbe, representante, ha sido y será un gran cómplice. Pablo Rivero, mi hermano. Guillermo Groizard, claro. Mis padres y su eterno apoyo. Y por supuesto, mi abuelo y sus consejos.

19. ¿Qué le dirías a aquellos que por no verte en una serie de televisión piensan que ya no actúas?

¡Que también existe el teatro y el cine!

20. ¿En qué proyectos has estado involucrada últimamente? ¿Cómo ves tu futuro como actriz?


Sigo muy involucrada en microteatro. En marzo estreno Bajo la sombra del sol, que es sin duda, lo más distinto y arriesgado que he hecho en microteatro hasta ahora. Escrito y dirigido por Guillermo Groizard. Y está a punto de estrenarse el corto A peor para el Notodo y el corto que hice bajo la tutela de Fernando Cayo, Mi vida es el cine, que dará mucho que hablar. Y seguiré haciendo el Rocky Horror Picture Show como Janet. ¿Mi futuro como actriz? Lo veo cada vez más claro. Si no, no seguiría aquí.
 
21. Siempre que leo entrevistas de actores me quedo con ganas de saber qué pruebas de casting no superaste, o que trabajos no pudiste hacer por incompatibilidad con otros. Aprovecha para desvelarnos algo...

Uf… ¡Hay tantos castings que no he superado! ¡No acabaría! ¡Así funciona esto!

22. Si se ha quedado algo en el tintero, ¡dispara!

¡Pues la verdad es que casi que has hecho una biografía completísima de mi vida! ¡Muchas gracias!



1 comentario:

  1. Jo! Y yo diciendola que me sonaba su cara! Cuan ignorante! Lo siento Virginia. Ahora ya se quies eres. Por cierto, en el año 1982 , estuve comiendo en la casa de tu tio Gabi.

    ResponderEliminar