jueves, 9 de febrero de 2017

Mar de dudas -El destino en sus manos- (Televisión Española, 1995)



Mar de dudas fue, en su momento, un producto innovador, por ser una serie interactiva: los espectadores decidían cómo sería el final de cada capítulo, lo que influía en el desarrollo de la serie, de 13 capítulos. La decisión de los espectadores acerca del final de cada episodio de Mar de dudas centraba el debate del programa en el que se incluía la serie: El destino en sus manos, presentado por Gemma Nierga. El programa El destino en sus manos y la serie Mar de dudas, de buenos planteamientos y resultados, ocuparon el prime time televisivo de los miércoles del 26 de abril al 2 de agosto de 1995 en La Primera de Televisión Española, con poco éxito de público.

 
 
 


Al acabar el episodio de Mar de dudas, el debate del programa El destino en sus manos repartía premios en metálico, como explicaba uno de los ayudantes del programa, que no era otro que el actor Ernesto Alterio (según IMDb, su única incursión como presentador de televisión). 
Como se explicó en su segunda emisión, el primer programa recibió 15.000 llamadas, teniendo que triplicarSe las líneas disponibles, pues no todos los espectadores lograron contactar con el programa. Además, a lo largo de la semana el programa ponía a la disposición de los espectadores otro número de teléfono, en el cual se podían dejar sugerencias para el programa. La participación del público y los premios fueron reduciéndose según avanzaban las emisiones: por ejemplo, en la emisión 12 -al ser grabada- ya no hubo llamadas del público de casa (sí participación del público en el plató), y la última emisión no presentaba ninguna interacción desde casa. El horario de emisión del programa fue retrasándose y disminuyendo su duración: la primera emisión empezó a las 22:50 horas, siendo la última programada a las 00:38 horas. 


Como se explica en este artículo, tanto la serie como el programa eran de carácter progresista e innovador, que incluía tramas avanzadas en su momento, como protagonismo femenino, familias monoparentales, visibilidad de la homosexualidad femenina, integración de población extranjera, etc. Otro rasgo que diferenciaba a esta serie de otras: la presentadora Gemma Nierga advertía de que se trataba de una serie destinada al público adulto, por incluir algunas escenas de violencia. 


Los debates incluían una serie de invitados que permitían ver qué personajes interesaban para los espectadores del año 1995: actores, políticos, periodistas, etc. El debate más interesante tal vez fue el del último episodio, por participar en él los intérpretes de la serie como Cristina Marcos, Toni Cantó, Ana Gracia, Chema Muñoz, Gloria Muñoz o Elvira Mínguez que contaron cómo se enfrentaban a unos guiones que iban variando según las decisiones tomadas por los espectadores.

El planteamiento del programa partía de una idea de la televisión brasileña, siendo los creadores de Mar de dudas Joaquín Oristrell, Manuel Gómez Pereira y César Benítez. En los guiones de la serie participaron también Joan Barbero, Carles Masip, Inés París, Daniela Fejerman y Alfonso Ungría. La serie tenía como protagonista femenina (destacada frente al resto de reparto) a Cristina Marcos, que daba vida a la ginecóloga Mar, trabajadora del centro de salud urbano -especializado en planificación familiar- en el que se desarrolla la serie. Una de las primeras dudas que tenían que resolver los espectadores era si seguía su relación con el médico casado Jorge (Chema Muñoz) o bien seguía adelante su rollo con el periodista Antonio (Toni Cantó). 

 
 
 

En el centro de salud trabajaban otros protagonistas de la serie como la lesbiana Olga (Gloria Muñoz), la veterana Isabel (Concha Hidalgo), el enfermero de color Tomás (Mulei Jarju) o bien la secretaria Manuela (Candela Peña). En el bar del barrio se reúnen estos personajes, cuyos dueños eran José (Fernando Guillén Cuervo) y Charo (Elvira Mínguez), que atravesaban una crisis por no poder tener hijos. Otro papel principal en la serie lo tenía la hermana de la protagonista, Elena (Ana Gracia), casada con Jaime (Aitor Mazo). 

 

Precisamente es el personaje de Elena el que abre la trama que va a seguir durante varios episodios: en el barrio hay un violador que ataca a varias mujeres y cuyo objetivo es la ginecóloga Mar. Los finales de los episodios, además de dejar preguntas en el aire para los espectadores, servían para mostrar las nuevas víctimas del violador, que resultó ser el representante de productos sanitarios Víctor (Francisco Olmo). 


Otros actores participaron en la serie con papeles más episódicos -o que bien no intervinieron en todos los episodios-. Por ejemplo, el director del centro de salud, encarnado por Francisco Guijar; la nueva secretaria del centro de salud, Gloria (María Pujalte); la abogada interpretada por Mercedes Lezcano (en su último papel ante las cámaras, según IMDb) o la comisaria encarnada por Pilar Bayona (la mitad de Pili y Mili en uno de sus papeles televisivos más relevantes). También la familia formada por los personajes de Jesús Bonilla, Ana Goya e Iván Santos: el padre maltratador, la madre sufridora y el hijo violento, al que acaban acogiendo los dueños del bar. Asimismo, la peluquera del barrio (Silvia Marsó), cuya hija (Patricia Figón; hoy en día alejada de la interpretación, su ocupación es la de ser policía) se inventa que ha sido violada, lo que le crea problemas a su novio, que es encarcelado, el profesor encarnado por Miguel del Arco (el papel más destacado en televisión del hoy reconocido dramaturgo).

 
 
 
  
Por la serie aparecieron también la presentadora del programa ficticio -en crítica a los realities que buscaban el morbo- Blanca de noche interpretada por Amparo Climent, una de las víctimas del violador, siendo otra víctima la vendedora de pisos encarnada por Goya Toledo, cuyo padre (Francisco Merino) desconoce que tiene una relación con el inmigrante ilegal que arregla las viviendas (Roberto Enríquez -en uno de sus primeros papeles-). También la pareja de la lesbiana Olga (Marina Oroza, hoy más centrada en su labor en la poesía que en la actuación). O bien el novio chino de la secretaria del centro de salud (Juan Khun, uno de los pocos intérpretes asiáticos con una carrera continua en España). 

 
 
Ya avanzada la serie aparecieron personajes como la policía infiltrada como secretaría del centro de salud (Sonia Jiménez, una de las pocas actrices de la serie cuya carrera no siguió -según IMDb-). O bien la nueva ilusión de Elena, el trabajador de la zapatería encarnado por Francisco Boira. También la dueña del burdel (Celia Ballester), una de cuyas trabajadoras sufre un ataque por el violador (Isabel Ampudia). También la compañera de piso de Gloria, otra víctima del violador (Silvia Sabaté) o la gestora que quiere gestionar el dinero ganada a la lotería por los dueños del bar (Anna Azcona), o la jueza que juzga el destino del violador Víctor (Carmen Balagué) y la abogada defensora (Rosa Morales, hoy en día directora de cásting y profesora de interpretación) y el policía encargado de custodiar al violador Víctor (Ferran Botifoll).

Estos fueron los finales abiertos que tenía que escoger el público:
Episodio 1: ¿Debe Mar seguir su relación con el médico casado Jorge o seguir su rollo con el periodista soltero Antonio? Mar sigue con Antonio.
Episodio 2: ¿Debe Mar contar a su cuñado que su mujer ha sido violada? Sí.
Episodio 3: ¿Debe decir el periodista Antonio a su jefa Blanca que sabe que hay una violador acechando el barrio? No.
Episodio 4: ¿Debe ser legalizada la residencia del inmigrante ilegal? Sí.
Episodio 5: ¿Debe Jorge hacer ver a Mar que siente cercanía a su hermana Elena? Sí.
Episodio 6: ¿Debe Víctor aceptar ser el padre de alquiler de Olga? Sí.
Episodio 7: ¿Debe Charo esconder en su bar al hijo de la familia del maltratador? Sí.
Episodio 8: ¿Debe Gloria aceptar la proposición de matrimonio de Víctor para tener estabilidad emocional? No.
Episodio 9. ¿Debe Gloria salir del baño para salvar a su compañera de piso del violador? Sí.
Episodio 10. ¿Debe Gloria aceptar la propuesta de tener sexo con Víctor para así salvar su vida? Sí.
Episodio 11. ¿Debe Víctor entrar en la cárcel o en un centro psiquiátrico? Debe ir a la cárcel.
Episodio 12. ¿Debe Mar dejar su carrera profesional a un lado y empezar una nueva vida en Miami con su pareja Antonio? No.

Tanto el programa El destino en sus manos como la serie Mar de dudas están disponibles en la página web de RTVE. 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada