domingo, 22 de septiembre de 2013

Entrevista a la actriz Juana Cordero




  1. ¿Hay antecedentes artísticos en tu familia? ¿Tenías pensado ser actriz (o pintora o escultora) de niña o adolescente?
No. Por lo menos que yo sepa no tengo antecedentes de artistas en la familia. ¡Mi madre ha cantado toda la vida muy bien! Con mucho sentimiento, a lo mejor por ahí... De niña me veía todos los Estudios 1 que ponían en la tele y me identificaba con algún personaje... La verdad, no se de dónde me puede venir la vocación.

  1. Me ha precido muy interesante ver por la red el recuerdo de tu paso por el colegio San Alfonso (1971-1976) de Madrid, en el que llegaste a montar la obra Jesucristo Superstar. ¿Marcó de alguna manera esa función en el devenir de tu vida?
En aquellos años Jesucristo Superstar estaba de moda, tanto la película como el musical que hizo Camilo Sexto. Mi hermana me llevó a verlo y me fascinó. Pedí permiso en el colegio, de monjas, donde estudiaba y ante mi sorpresa me aprobaron la idea. Otra cosa fue reclutar a las compañeras para montarlo. Como curiosidad te cuento que no conseguí doce chicas para por lo menos los doce apóstoles, solo fuimos ocho, pero el público fue muy agradecido con el espectáculo y nos aplaudió a rabiar. Lo pasé de escándalo.

  1. Antes de debutar delante de las cámaras ya tenías experiencia teatral. Por ejemplo, en la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con las obras Negro seco (1986) y Calderón (1988). ¿Qué recuerdas de tus inicios teatrales?
Me presenté a las pruebas de Negro Seco y me eligieron; después, como Guillermo Heras ya me conocía, me propuso participar en Calderón. Aunque la primera vez que cobré por trabajar fue haciendo el monólogo Antes del desayuno y todavía guardo un billete de 100 pesetas de ese mi primer sueldo.

  1. Tu inicio profesional fue a lo grande (con un pequeño papel): vendedora de bombones en Átame (Pedro Almodóvar, 1990). ¿Cómo llegaste a este papel? ¿Qué recuerdas del rodaje?
Como siempre me presenté al cásting y me dieron la dependienta de la bomboneria. Lo de ese rodaje fue muy curioso. Yo por aquel entonces estaba haciendo cabaret en el Scueto, un local emblemático que estaba en la calle Barco. Ese día por la mañana tuve la sesión en Átame y por la noche tenía función con el cabaret, recuerdo que cuando acabé la sesión en la película me supo a poco, ¡yo quería más! Pero no tenía más, así que por la noche me planté la pestaña postiza y me subí al escenario con tal mala suerte, que me caí y me rompí una pierna. Total, que estuve escayolada casi un mes, ¡pero la buena suerte fue que me llamaron de El Deseo diciéndome que la secuencia que había rodado se había velado y que tenía otra sesión! Yo llevaba muleta, pero a Almodóvar no le importó y volví a rodarla. Si te fijas bien en la película se ve la muleta. Fui feliz.


  1. Algunos espectadores ya se fijaron en ti en la película de culto Animia de cariño (Carmelo Espinosa, 1993). ¿Qué recuerdas de este papel?
Carmelo Espinosa es un artista muy especial. Recuerdo el buen ambiente del rodaje y sobre todo el buen guión, en el que me encantó participar.

  1. En 1994 protagonizaste el debut en la dirección de Dunia Ayaso y Félix Sabroso, con el largometraje Fea. La película no tuvo la difusión esperada. ¿Fue una pequeña decepción?

Fea se hizo con muchísima ilusión un mes de agosto en Madrid. ¡Lo pasamos genial todos! Sí, la decepción vino después cuando Félix y Dunia no apostaron por sacar adelante ese proyecto y el trabajo por amor al arte de todos nosotros. ¡Gajes del oficio!

  1. A partir de 1994 empiezas a colaborar con La Cuadrilla (Luis Guridi y Santiago Aguilar) en las películas Justino un asesino de la tercera edad (1994) y Atilano presidente (1998). ¿Qué recuerdas de tus primeros trabajos bajo las órdenes de Luis Guridi?
Trabajar con Santiago y con Luis siempre es divertido y muy gratificante tanto personal como artísticamente.

  1. Formaste parte, como uno de los secundarios más recordados, de las últimas temporadas de Farmacia de Guardia (Antena 3, 1994-1995) con tu Perrunis. ¿Qué tal fue trabajar con Antonio Mercero?

Tengo la suerte de haber trabajado con verdaderos artistas. Directores, actores, realizadores... Antonio Mercero apostó por mí sin apenas conocerme regalándome el personaje de Perrunis. Trabajar con él era relajado y muy divertido. ¡Le agradeceré toda la vida el regalo que me hizo! Perrunis es un personaje al que amo.

9.      Los Bosques de Nyx (1994) ha sido una de las obras teatrales más mediáticas en las que has participado, pues estuvo dirigida por Miguel Bosé. ¿Qué recuerdas de esta obra en el Festival de Teatro Clásico de Mérida?
Recuerdo la expectación y sobre todo el reparto tan exquisito de ese montaje. Marisa Paredes, Mercedes Sampietro, María Fernanda D'Ocón, Ana Marzoa, Beatriz Carvajal... Fui una privilegiada de ver a estas actrices trabajar desde los ensayos hasta el estreno y aprender de ellas. Siempre se aprende de los buenos actores. ¡Si atiendes, aprendes tanto! Lo que no enseñan en las escuelas se puede aprender encima de un escenario viendo trabajar a los grandes.

10.  Durantes los años 1995 y 1996 formaste parte del grupo teatral Las Veneno junto a Gracia Olayo. ¿Por qué no continuaste en este grupo?
Las Veneno fue un reto para mi. Una gran escuela. Duró lo que tenía que durar. La empresa pasó a ser más familiar y las Veneno se redujo a las dos hermanas gemelas. Gracia y Sole.

11.  En las series Los ladrones van a la oficina (Antena 3, 1993-1996) y La casa de los líos (Antena 3, 1996) tuviste papeles continuados. ¿Ya notabas repercursión en tu vida diaria o el boom de popularidad se hizo esperar?
El público empezó a reconocer mi trabajo con Farmacia de Guardia, después con el personaje de Estrella en Los ladrones empecé a caerles bien.

12.  De los pocos programas de televisión en los que has participado, destaca por curioso Im presionante (Antena 3, 1998), un programa de cámara oculta, presentado por Goyo González e Ivonne Reyes, en el que desempeñabas el papel de azafata. ¿Qué recuerdas de este programa?

Fue un trabajo diferente y bastante intenso. Era la payasa del programa.

13.  Tu trabajo en la obra Misericordia (2000-2001) debió ser un reto para ti, pues la obra se volvía a representar, tras una versión de los años 70, y en ella repetían actores como la recientemente fallecida Julia Trujillo, María Fernanda D’Ocon, Concha Hidalgo, Luis Lorenzo, José Segura, etc. ¿Cómo fue la relación con estos actores de otras generaciones?
Admiro profundamente a los grandes actores y actrices de este país. Como te he comentado antes son una escuela de grado superior. La escuela de la experiencia. Cuando dejé la función porque me salió un proyecto de televisión me despidieron con mucho amor, incluso en escena. Todavía guardo la pancarta que desplegaron en la última función.
 
14.  Tu Choches en Camera café (Telecinco, 2007-2009) te puso en el disparadero al entrar todos los días en las casas de los espectadores, con esta serie diaria. ¿Pensabas que tu Choches pegaría tan fuerte? ¿Qué esperanzas teniais en este proyecto en el que fuiste de nuevo dirigida por Luis Guridi?

Sinceramente, no creí que calara tanto. Yo llegue a Camera Café en la segunda temporada y me inquietaba no estar a la altura de mis compañeros y del proyecto, pero, mira, ¡todo salió fenomenal! En principio iba a ser un personaje episódico y por la gran acogida que tuvo en el público se convirtió en una más de la plantilla de esa loca oficina.

15.  Los siguientes proyectos de Luis Guirdi en forma de tira diaria no tuvieron tanto éxito: Fibrilando (Telecinco, 2009) y La isla de los nominados (Cuatro, 2010). ¿Qué cambió respecto a Camera Café para que no triunfaran estos productos? 

Yo creo que el público estaba acostumbrado a unos personajes en Camera y no comprendió la versión de Fibrilando. Después hay factores externos, como hora de emisión, si es verano o invierno... Las cadenas quieren resultados económicos inmediatos y a veces no dan tiempo a los programa a crecer.

16.  En Spanish Movie (Javier Ruiz Caldera, 2009) interpretaste a Gerarda, el sosias del personaje de médium de  Geraldine Chaplin en El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007). ¿Cómo se preparan este tipo de papeles? ¿Qué tanto hay de reinterpretación y qué tanto de creación?

Este género de cine entiendo que se basa casi en la caricatura del original. Se trabaja el absurdo (bien entendido).

17.  Después de diez años te volviste a subir a las tablas en los años 2010-2011 con la adaptación teatral de la película El extraño viaje (Fernando Fernán Gómez, 1964), en el papel de la doña Ignacia (Tota Alba en la película). ¿Cómo fue la preparación de este papel, las comparaciones con la versión cinematográfica, etc.?
 

Para mi El Extraño Viaje supuso además de la oportunidad de volverme a subir a un escenario, una experiencia magnífica, una lección de historia de este país en esos años y una manera de hacer cine también de esa época. Investigué todo lo que había sobre la realización de la película, cómo se hizo, en cuánto tiempo, en qué hechos estuvo basada, repasando la filmación y sus símbolos. En aquellos años la censura era feroz y Fernán Gómez tuvo la inteligencia y el arte de torearla. Es cierto que la película no tuvo ningún éxito, sin embargo y con la perspectiva del tiempo se convirtió en un emblema para el cine de este país. Interpreté a Ingnacia desde el rigor del texto en la adaptación que hicieron Guillermo Montesinos y Marta Fenollar. Con los sentimientos encontrados de una mujer mayor, rica y autoritaria, que se enamora perdidamente de un jóven músico.

18.  En los últimos meses (y repites en otoño) has actuado en La casa de la portera, con la obra La Antesala (Margarita Sánchez). ¿Tu relación con Margarita se remonta a Farmacia de guardia (ella era en la serie Samanta, una de las camareras de La gata con botas)? ¿Qué nos puedes decir de este trabajo?


 

Conozco a Marga Sánchez mucho antes de Farmacia de guardia. Ella ya hacia teatro independiente cuando yo era simplemente taquillera en el antiguo Teatro Lavapiés. Después la vida nos ha juntado y separado a lo largo de los años. Ahora como la vida es como es, nos hemos vuelto a encontrar de una forma más intensa personal y artísticamente hablando. Marga ha dirigido su vida a la escritura y tiene tanto talento que es irresistible querer poner en pie sus textos..

  1. ¿En qué proyectos has estado involucrada últimamente o tienes previstos? ¿Cómo ves tu futuro como actriz?

Pues como el panorama está como está, es decir, complicadisimo, Coral Bedregal y yo hemos creado un singular movimiento: RUN RUN ideasCreativas (tenemos pagina en Facebook) que pretende aglutinar a todos los artistas afines que por las dificultades actuales no pueden expresar y mostrar su Arte. Así, por ejemplo, hemos inventado Living ART, "un cóctel de arte mezclado, no agitado". Es un evento que se desarrolla en galerias de arte y terrazas y que convoca arte plástico, escénico y música. También desde RUN RUN hemos producido La Antesala, tenemos en mente publicar online una novela de Margarita, La hija del verdugo, también rodar una web serie para internet, Cinco tenedores, escrita hace más de un año por el equipo... En fin, tener un movimiento de artistas y con artistas eludiendo los malos augurios. Por supuesto, estoy disponible como actriz para cualquier proyecto, pero mientras tanto...
 
  1. Eres una de esas actrices de físico muy reconocible, que, en los papeles más conocidos por el público, asocian a la comedia. ¿Tu físico ha jugado en contra o a tu favor para tu carrera?
Sí. Es cierto que mi físico no es común. A veces ha jugado a favor, otras en contra, pero lo fundamental es que tanto el público como los directores con los que he trabajado lo han superado.

  1. Menos conocida es tu labor como pintora y escultora. ¿Has esculpido siempre? ¿Cómo presentarías a los que no la conocen esta faceta tuya?

Desde pequeña he construido cosas. Esta habilidad se fue desarrollando y se desarrollará siempre. Es una necesidad de comunicarme con los demás, más personal, más íntima que puede llegar a conectar con la intimidad de quien lo ve y de quien lo compra. Me satisface muchísimo.
 
  1. Siempre que leo entrevistas de actores me quedo con ganas de saber qué pruebas de cásting no superaste, o que trabajos no pudiste hacer por incompatibilidad con otros. Aprovecha para desvelarnos algo...
De todo ha habido. Por supuesto que me he presentado a pruebas en las que no he sido elegida. Siempre pienso cuando eso sucede que "ese trabajo no era para mí...". Y como curiosidad te cuento que al primer cásting al que me presenté, recién salida de la Escuela de Arte Dramático fue para un anuncio de Coca Cola, y al verme lo que me dijeron fue: "Tu no tienes cara de Coca Cola" en ese instante supe que yo era diferente.

  1. Si se ha quedado algo en el tintero, ¡dispara!
Sinceramente tu entrevista ha sido muy completa, no tengo mucho que añadir, quizá una reivindicación. En este país hay mucho Arte, arte comprometido y social, mucha iniciativa y todos necesitamos ventanas y oportunidades donde mostrarlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada