domingo, 29 de septiembre de 2013

Entrevista al actor Jordi Cadellans




1.     ¿Hay antecedentes artísticos en tu familia? ¿Cuándo y cómo decidiste dedicarte al espectáculo?
Soy el único artista de una familia más bien de ciencias. Mi abuelo paterno fue poeta, jugador de fútbol y numismático, quizás de ahí cogí algo. Decidí ser actor después de darme cuenta de que no quería trabajar de copy en agencias de publicidad el resto de mi vida.

2.     No he encontrado referencias a tu formación. ¿Te formaste como actor? ¿Cuándo y cómo?
Me formé en el estudio de Nancy Tuñón, en Barcelona durante cuatro años, y luego hice cursos sueltos con otros maestros, como Tamzin Townsend, Jordi Godall o Jorge Eines (Madrid). Al mismo tiempo también tomé clases de todo tipo de danza, sobretodo contemporánea, unos cuantos años.

3.     No hay constancia de tu primer trabajo ante las cámaras, como figuración en Poble Nou (TV3, 1994)/Los mejores años (Antena 3, 1995), en el capítulo 64. ¿Ya estabas metido en cástings o fue casualidad que salieras en ese capítulo?
Estaba estudiando en el estudio de Nancy Tuñón, e intentaba hacer figuraciones. Jejeje, más bien son figuraciones.

4.     Tu primer papel en television fue en un capítulo de la segunda telenovela diaria de TV3, Secrets de família (1995). ¿Cuál fue tu papel en esta serie?
Eso eran figuraciones. Muchas. Hasta que decidí no hacer más porque quería papeles con texto. Ser actor, no figurante.


5.     En cine empezaste con un cotrometraje (Escrito en la piel, 1995) y un film colectivo (El domini dels sentits, 1996). Hasta 1999 no constan más papeles en cine o televisión. ¿Que hiciste durante ese tiempo?
Estuve en Alemania haciendo una gira con La Fura dels Baus durante medio año. Al volver me dediqué a hacer cástings para spots publicitarios, que es lo que abundaba en Barcelona. No me fue mal, tampoco había más. El resto de puertas las encontraba cerradas. En el 99 decidí irme a vivir a Madrid.

6.     Tu carrera se desarrolló después entre papeles para la televisión autónomica catalana (Laberint d’ombres, 1999; Plats bruts, 1999) con otros papeles para series de las cadenas de televisión nacionales (Periodistas, 2000, Hospital central y Paraíso, 2001). ¿Pensaste en esos años dejar Barcelona o tenías claro que querías seguir vinculado a Cataluña?
Los papeles en TV3 fueron esporádicos. Yo ya vivía en Madrid. Amo Catalunya, pero yo quería vivir trabajando de actor, y allí no me salía nada. Pensé que si conseguía ser actor en Madrid, tarde o temprano me acabaría saliendo trabajo en mi tierra.

7.     Sin duda tu papel más extraño (y el más internacional) en tu filmografía es un capítulo de la serie americana Cazatesoros (Relic Hunter, capítulo Faux Fox, 2002). ¿Se rodó en España? ¿Cómo llegaste a este papel?


Jajaja, fíjate lo que son las cosas: una productora canadiense está rodando esa serie donde la acción pasa en un lugar distinto del mundo en cada episodio. Llegaron a Madrid, rodarían en Sevilla, y necesitaban actores españoles que pudieran trabajar en inglés. Actores hay miles. Que hablen bien inglés (incluso ahora), muy pocos. Les hice gracia, hablaba su idioma, y ¡me contrataron! Pasé cuatro días maravillosos en Sevilla alucinando con la manera de trabajar americana (doble de luz, doble de acción, madre mía).
  
8.     Uno de tus primeros papeles de mayor envergadura en una serie nacional fue el del Inspector Quintana en La dársena de poniente (2006). ¿Qué recuerdas de esta serie y papel?
Pues que se rodaba en Coín, Málaga, que era en principio un papel pequeño que se fue desarrollando y que acabó de manera precipitada por la baja audiencia. Grabar allí era un auténtico placer.

9.     Tal vez uno de los papeles por los que más te recuerda el público es el del comunista inglés Charles Carlyle de Amar en tiempos revueltos (2005-10). Ya que tenías que representar un papel extranjero, ¿cómo fue la preparación del acento?


En realidad Charles era un brigadista internacional de los muchos que lucharon contra el fascismo en España. Para prepararlo me empapé de audios de gente británica o americana hablando en español, fijándome mucho en las erres, las eses, las tes y todas las vocales. Añadí además coletillas en inglés “ok?” “right” y alguna cosa más, y, con el tiempo, y a medida que iba grabando secuencias, lo fui ajustando a algo creíble, o no, ¡jajaja!

10.  Según comentas en esta entrevista (Tvist, TV3, 2010), estabas trabajando de camarero y como actor en la casa del terror del Parque de Atracciones de Madrid antes de obtener el papel de La Riera. ¿No se te acumularon las propuestas después de tu labor en Amar en tiempos revueltos?
Pues no, la verdad. Al ser una serie diaria, y al pasar por ahí decenas de actores, no noté un incremento de propuestas, la verdad. Lo único: que en mi currículum había la composición de un personaje complejo. Ha pasado incluso que no me identificaban con Charles para nada, sólo lo descubrían cuando veían mi videobook.

11.  El público catalán te ha visto últimamente en la telenovela de las tardes La Riera (2010-13). ¿Influyó tu presencia en Amar en tiempos revueltos para el fichaje por esta serie (atraer público de la serie rival de la sobremesa)?
Creo que la gente de TV3 me seguía la pista, como hacen con todos los actores catalanes que trabajan en Madrid. Yo había hecho capítulos en otras series de TV3, y supongo que seguían mis trabajos.

12.  El Lluís Guitart de La riera hizo que entraras todas las tardes en las casas de los espectadores catalanes, lo que hace seas un rostro popular en Cataluña. ¿Notas diferencia entre la repercusión en el día a día en tu vida madrileña durante el rodaje de Amar en tiempos revueltos frente a la vida barcelonesa durante el rodaje de La riera?


Las telenovelas de TV3 son un auténtico fenómeno de masas en Catalunya, y cualquier actor que tenga la suerte de tener un personaje allí, experimenta un reconocimiento instantáneo y que queda para siempre, lo que inevitablemente te lleva a que se sigan tus siguientes trabajos y que se te abran las puertas a otros.

13.  ¿Estás de acuerdo con la evolución del Lluís Guitar (uno de los personajes más agradecidos, por ser de los malos) o el hecho de seguir varias temporadas hace que pierda sus características iniciales?

El personaje ya no sigue apareciendo. Sucede que alguien tan marcado puede agotar, y en parte creo que eso le pasó a Lluís. Yo creo todo lo contrario. Un personaje que no evoluciona y repite siempre la misma historia, acaba cansando.

14.  No abundan tus papeles en cine, aunque me ha sorprendido otro de tus habituales cambios de registro en Las noches del dado (Marc B/Catxo, 2006), proyecto autofinanciado y autoproyectado. ¿Qué recuerdas de este trabajo?


Una preparación extraordinaria, muchos ensayos, gente joven y actores con talento que ahora no paran de trabajar, como Luis Callejo. Una maravilla de experiencia.
 
15.  Después de ver tu videobook se ve que eres bastante camaleónico, pues en tu carrera se ven papeles de extranjeros, criminales, policías, gays con pluma, machos violentos, etc. ¿Qué papel le falta a tu carrera?
La comedia. Cualquier personaje cómico. Lo más difícil para un actor.

16.  ¿En qué proyectos has estado involucrado últimamente? ¿Cómo ves tu futuro como actor?


Ahora, en septiembre de 2013, estoy en Barcelona en la sala Minitea3, con El hombre de la mesa de al lado, una función de 15 minutos en una sala donde caben 15 personas como mucho, y donde hacemos 5 pases diarios, de miércoles a domingo. Es una experiencia magnífica. Y mi futuro como actor lo veo a la manera mágica: me da igual lo que venga, si viene, y si no, soy una persona de recursos e inquietudes, me da bastante igual.
  
17.  Siempre que leo entrevistas de actores me quedo con ganas de saber qué pruebas de cásting no superaste, o que trabajos no pudiste hacer por incompatibilidad con otros. Aprovecha para desvelarnos algo...
Pues creo que si llego a estar en Madrid en ese momento, hubiese podido ser Marcelino [Manu Baqueiro], de Amar en tiempos revueltos. Cambiaron de actor en el último momento y me llamaron, pero yo estaba en Italia haciendo teatro. ¿Te imaginas? ¡8 o 9 años de  trabajo ininterrumpido!

18.  Si se ha quedado algo en el tintero, ¡dispara!
Que muchas gracias por el interés, y que aquí tienes a alguien que intenta hacer las cosas con la mayor dignidad posible, eso es todo. ¡Un saludo a todo el mundo que lea esto!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada