sábado, 14 de septiembre de 2013

Elena Santonja y Con las manos en la masa (Televisión Española, 1984-1991)



No es que me haya puesto nostálgico y diga: Ay, qué recuerdos de las tardes con Con las manos en la masa, con los famosos cocinando y esa sintonía de Vainica Doble (Joaquín Sabina se limitó a cantarla; se desechó usar otra canción de Vainica Doble, La cocinitamágica) “siempre que llegas a casa, me pillas con la vecina en la cocina, embadurnada de harina, con las manos en la casa...”. 

No. Es que gracias a los vídeos del Archivo de RTVE se ve que Con las manos en la masa engancha: duración perfecta (30 minutos), bien realizado, con el encanto de que el fuego está demasiado alto, etc. Pero, sobre todo, la gracia, encanto, naturalidad, etc. de Elena Santonja, una mujer que es mucho más que “aquella” que presentaba Con las manos en la masa. Se aprendía un montón con ella: palabras de léxico de la cocina y de los alimentos, de orígenes de alimentos, etc. Canturreaba también cuando venía a cuento y cuando no. Y nada de que Elena se luciera de conocimientos: los añadía en su momento, improvisando y como quien no quiere la cosa...

 
 


Revisando las entrevistas que ha hecho la gran Elena Santonja por Google, Youtube, Ivoox, etc. no se le caen prendas en contestar a preguntas casi siempre sólo por Con las manos en la casa, olvidando su verdadera pasión y vocación, la pintura, y alguna más pasajera y anecdótica, la interpretación. En ellas se las ve cercana, campechana, lo mismo que sugería en su programa. Siguiendo la ropa y los peinados que llevaba durante el programa se ve cómo a los chavales de la época nos recordaba a X profesora del cole (aquella que era la favorita, que incluso se le perdonaba que un día se enfadara demasiado) o a Y catequista (la solterona de la que tú, por vete a saber por qué razón, eras el favorito).


Sus inicios en Televisión Española se remontan a 1957, Entre nosotras, donde fue criticada en la época como excesivamente feminista. Como bisnieta del Pintor Rosales (grande cuando comenta a veces que a todos los taxistas les cuenta que el del Paseo del Pintor Rosales es su bisabuelo), mujer del director de cine Jaime de Armiñán y hermana de Carmen Santonja (la mitad -ya fallecida- de Vainica Doble) siempre ha estado en contacto con la cultura y la intelectualidad. Su agenda debe ser de esas que da envidia, y de ahí salieron los invitados de Con las manos en la masa (dudo que le haya impuesto algún invitado; la Santonja no parece ser de aquellas que se deje que le impongan algo).

En las cenas que organizaba entonces en su casa (cenar a la vez con Pilar Miró e Iván Zulueta pone los dientes largos...) acudía Ramón Gómez Redondo, realizador de TVE que le dijo que, ya que guisaba tan bien, por qué no hacía eso delante de una cámara de televisión. De ahí surgió Con las manos en la masa (también se pensó llamarlo Metidos en harina), que Elena afirma que le ocupó diez años, pero las fechas oficiales sitúan entre 1984 y 1991. Allí estuvo en las tardes de Televisión Española (al principio en la segunda cadena; desde 1987 en la primer canal), los miércoles o los jueves por la tarde, por ejemplo; Elena Santonja hubiera preferido programarlo por las mañanas).


 

 Ella ha comentado en alguna ocasión que se recuerda mucho el programa de Pedro Almodóvar, con la llamada inventada a la madre de Pedro, Francisca Caballero, para completar la receta del pisto manchego. Además, se lanzan al final a cantar un bolero. También ha comentado que de los pocos personajes que no pasaron por su programa y que ella le hubiera gustado, le faltó Lola Flores.


El guión, obra de Álvaro Lión-Depetre (además de contar con Belén Díaz-Calero como asesora y documentalista) permitía grandes golpes de humor, como las bromas del programa de Chicho Ibáñez Serrador jugando con el cine de terror y hacer publicidad de lo que el invitado presentara en esa época, como el disco Deseo Carnal de Alaska y Dinarama, en el programa con Alaska (genial cuando a Alaska le da vergüenza reconocerse como reina de los congelados ante una cocinillas como Elena Santonja).


El who is who de la España de los 80 pasó por el programa, de todos los ámbitos: cantantes (Miguel Bosé, Martirio, Carlos Berlanga, Massiel, Paco Clavel, Caco Senante, Joaquín Sabina, Amaya Uranga, Luz Casal -en homenaje a Carmen Santonja, autora de su éxito Rufino, cocinaron Besugo Rufino me invita a comer langostino-), escritores (Antonio Gala, Rosa Chacel, Gonzalo Torrente Ballester, Manuel Vázquez Montalbán), políticos (Joaquín Leguina, Crisitina Almedia), actores (Rosa María Sardá, Concha Velasco, Antonio Gamero, María José Alfonso, Lucía Bosé, Fama, Carmen Maura, Victoria Abril, Sara Montiel, Tomás Zori y Fernando Santos, Esperanza Roy, José Sacristán, Amparo Rivelles, María Luisa Ponte, Rafaela Aparicio, Charo López, Florinda Chico, Fernando Fernán Gómez), directores de cine, diseñadores de ropa, pintores, toreros, periodistas, cocineros (los menos) ,etc.

 
 
El programa dio para mucho, editándose las recetas ya fuera en revistas, en coleccionables o bien en diversos libros. El más interesante para mí tal vez sea Las recetas de mis amigos, en el que se cuentan las anécdotas de las grabaciones con algunos de los personajes que pasaron por el programa.


 
 
 


 El programa dio para más, y así se creo el mini espacio La receta de Elena en el programa matinal La cesta de la compra en 1987. Ya sin famoso, sólo una breve receta contando con la colaboración de dos actrices que como ella mismo ha señalado, son hermanas: Chus Lampreave y Amparó Baró. La primera no sólo compartió estudios de Bellas Artes en la Escuela de San Fernando de Madrid con Elena, sino también los inicios como actrices de ambas: en los programas de televisión de su marido Jaime de Armiñán (con las sintonías de Vainica Doble) como personajes infantiles peculiares. Sus interpretaciones de hermanastras de Blancanieves o madrastra de Blancanieves causaban miedo en los espectadores infantiles: los padres de estos llegaban a enviar cartas de protesta a Televisión Española. Creo que vídeos de esos no quedan en Televisión Española... Fotos tampoco he encontrado. Sólo este cuadro de Elena retratando a Chus Lampreave.



Elena Santonja no ha dudado en criticar cómo funcionaba Televisión Española en la época: parece ser que la relación con el equipo técnico no era del todo fluida, que el presupuesto era escaso y que no todo funcionaba como debía. Por ello, no parece extraño que, con la reconversión de Con las manos en la masa a En la cocina de Elena en el año 1991 Elena Santonja se negara a publicitar marcas sin cobrar con ello, y el programa finalizó. Este programa contaba con Toni Ros en el papel de empleado de ultramarinos que servía al programa y la asistenta era María Elena Flores.

Unas líneas para reivindicar a esta gran actriz. No sé si será reconocible con su imagen, pero con su voz seguro que sí. Un poco aguda, chirriante para algunos, y muy personal. Una actriz de gran bagaje: 141 papeles como actriz: Tres eran tres de Jaime de Armiñán -de ahí vendrá su relación con Elena Santonja-, ¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?, El hotel de las mil y una estrellas, Los gozos y las sombras, Laberinto de pasiones, ¡A tope!, Teresa de Jesús, La huella del crimen, Turno de oficio, Amanece que no es poco, Bajarse al moro, Las cosas del querer, Eva y Adán agencia matrimonial, Las chicas de hoy en día, La loba herida, Compuesta y sin novio, Villarriba y villabajo, Colegio mayor, La banda de Pérez, Hermanas, a A las once en casa, Nacidas para sufrir, etc. etc. etc. A pesar de su carrera de secundaria de lujísimo, hay apenas informaciones sobre ella (aunque tenga entrada propia en Wikipedia) y sólo dos míseras fotos en Google.

 

Algo parecido le pasa a la labor como pintora de Elena Santonja. Espero que los expertos en arte valoren la pintura de Elena Santonja. Dejo como muestra un par de cuadro suyos.
 

Como actriz, a Elena no le ha importado participar en papeles de películas de amigos, como La marcha verde (Jose Luis García Sánchez, 2002); la película para televisión Total (José Luis Cuerda, 1985), Un dos tres al escondite inglés (Iván Zulueta, 1970), El verdugo (Luis García Berlanga, 1963). Falta en IMBD Carne Trémula (Pedro Almodóvar, 2001) en la escena del cementerio (habló para los medios encima de una tumba, lo que creo que salío en un Teletropezón de la revista Supertele).

El presente de Elena Santonja se divide entre la pintura y la cocina (el guisar todos los días). De tanto en tanto acude a llamadas nostálgicas. Su página web www.conlasmanosenlamasa.com (una web de recetas, no tenía que ver con el programa) ya no está activa. No sé si habrá rechazado ofertas, pero valdría para lo que quisiera: ponerse delante de los fogones, académica de la lengua, académica de alguna academia de gastronomía, etc. De lo más comentado de la gala de clausura del reciente FesTVal de Vitoria fue que apareciera a entregar un premio a los que cocinan en la tele actual. Pero estos no tienen el sabor de Elena Santonja...


Seré original: acabaré con una receta...



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada