viernes, 25 de octubre de 2013

Murder one (Telecinco, 1996)



Me viene a la cabeza, claro, Twin Peaks y el quién mató a Laura Palmer. En la televisión española, el caso de Patricia Marcos en Desaparecida (Televisión Española, 2007-2008) o las niñas desaparecidas de Punta escarlata (Telecinco, 2011). Si hablamos de Murder one hablamos de una serie de abogados, sí, otra más, pero centrada ,en su primera temporada de 23 capítulos, en un único caso, buscando responder a la pregunta de ¿quién mató a Jessica Costello? 


La serie se emitió la noche de los lunes, del 22 de marzo al 29 de julio de 1996 (a las 22.30, después de Expediente X, tiempos en que el prime time empezaba y acaba a horas decentes...; el episodio final fue doble y empezó a las 21.30). La serie fue respuesta, pero no por Telecinco, sino por la cadena privada catalana 8TV, en marzo de 2011.

La serie se debe a uno de los genios de la tele de los año 80 y 90, Steven Bochco, creador de series cuya sintonía hace tiempo que no escucho... Canción triste de Hill Street (1981-1987), La ley de Los Ángeles (1986-1994) o Un médico precoz (1989-1993).



Todas ellas se deben a Mike Post, que ganó un Emmy por la música de Murder one.


La primera temporada estaba encabezada por el abogado Theodore Teddy Hoffman (Daniel Benzali), llamado entonces el Kojak de los años 90 que tenía un bufete de abogados en el que trabajaba con Justine Appleton (Mary McCormack), Chris Docknovich (Michael Hayden), Lisa Gillsepie (Grace Phillips) y Arnold Spivak (J. C. MacKenzie).


El juicio en el que estaban involucrados era la acusación que recaía sobre el actor ídolo de jóvenes Neil Avedon (Jason Gedrick), acusado de asesinar a la Laura Palmer de Murder one, la adolescente Jessica Costello, con la que mantenía relaciones sexuales. El jucio, en el que se enfrenta Hoffman con la fiscal Miriam Grasso (Barbara Bossom) se complica al entrar en juego muchos posibles acusados: Richard Cross (Stanley Tucci), casado con la hermana de la víctira (Julie Costello, Bobbie Phillips) o su exmujer Francesca Cross (Donna Murphy). También: el psiquiatra Graham Lester (Stanley Kamel), los mafiosos Portoalegre (el padre Roberto, Miguel Sandoval, y el hijo Eduardo, Jsu Garcia), el productor de cine Gary Blondo (John Pleshette) o el fiscal del distrito Roger Garfield (Gregory Itzin). 

 
La serie no fue un gran éxito en España: en los tiempos en los que hacer un 25% era normal, Murder one se conformó, por ejemplo, con el 17,3% del lunes 22 de julio de 1996, pero a unos cuantos nos mantuvo enganchados a la pantalla. Lo mejor es no destripar el final (aunque con el artículo escaneado se puede adivinar quién fue el asesino -los números corresponden a la típica porra familiar de quién sería el asesino-. Como curiosidad, Telecinco emitió en las noches de los viernes una especie de refrito de la serie para intentar ganar espectadores para la noche de los lunes. 

 
La serie dio el empujón para algunas carreras, como las de Stanley Tucci o Patricia Clarkson (aquí, Annie, la mujer de Hoffman). Fue curioso volver a ver a Rhona (Vanessa Williams), la chica negra de la primeras temporadas de Melrose Place en el papel de Lia, la secretaria. En el qué fue de los actores se puede decir que Murder one les hizo bien a su carrera, pues han seguido trabajando en papeles reconocibles. Tal vez la abogada Justine, es decir, Mary McCormack, sea la cara más conocida para los aficionados a la buena televisión, pues ha intervenido varias temporadas seguidas en Urgencias, El ala oeste de la Casa Blanca o Al descubierto. El aniñado abogado Dokovnich (Michael Hayden), en cambio, se ha mantenido fiel al teatro. Reconozco que mi personaje favorito es el de la fiscal Miriam Grasso (Barbara Bossom, mujer en la vida real del creador de la serie, Steven Bochco, para la que creó el papel de Fay Furillo en Canción triste de Hill Street. Se divorció de su marido en 1997 y desde entonces no ha actuado delante de las cámaras...

  
En la segunda temporada, creo que no emitida en España -que yo recuerde, al menos el verano de 1997 en Telecinco- se cambió el seguir una única trama por crear tres juicios que vertebraran la temporada. No fue para nada el éxito de crítica y público de la primera, y por ello fue despachada en 18 capítulos, emitiéndose los ocho últimos en doble emisión, acabando el 29 de mayo de 1997. Viendo estos episodios, parece que quedaron guiones medio rematados, pues no quedan claras algunas tramas del último episdio: qué pasa con esa viejecita que asesina a su hermana o cómo evoluciona la salud del abogado Docknovich, herido en un tiroteo.

La segunda temporada cambió de cara principal, pues al parecer el actor Daniel Benzali pidió unas condiciones que no le fueron concedidas, pasando a ser el jefe del bufete Jimmy Wiler (Anthony LaPaglia), que comienza con romance con la abogada Justine. Se perdió una abogada (Lisa) y se ganó al ambicioso Aaron Mosely (D. B. Woodside). Los casos incluyeron desde el asesinato del gobernador de California (del que fue acusada una amante a la que hizo abortar el hijo en común que esperaban), el asesinato de un agente de jugadores de baloncesto a cargo de una estrella de la NBA y la posible inocencia de un asesino de 17 personas. 

 


  Recomendable en ambos casos volver a ver la series en DVD (abmas temporadas están editadas en España) por el único extra que incluyen, una featurette, en la que algunos actores repasan en el año 2004 qué significó para ellos y su carrera Murder one, una gran serie de abogados, pero que se recuerda menos que La ley de Los Ángeles. No en vano, figura como una de las series que fueron canceladas demasiado pronto...

 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada