viernes, 21 de febrero de 2014

Y el Goya al mejor actor/actriz revelación (no) fue para... (años 2000-2010)



Después de repasar la categoría del Goya al mejor actor/actriz revelación de los años 1994 a 1999, pasamos a revisar algunos actores que fueron candidatos o ganadores de este premio a partir del año 2000. Algunos nombres que aparecerán en esta entrada serán los de Antònia Torrens, Javier Batanero, Elisabet Gelabert, Nilo Mur, Mónica Cervera, Isabel Ampudia, Jesús Carroza, Alba Rodríguez, Micaela Nevárez, Walter Widarte, Ivana Baquero, Gala Évora, Óscar Abad, Leticia Herrero, Manuel Camacho, Farah Hamed, Pablo Pineda, etc.

 
 
 

La película El Mar de Agustí Villaronga (2000) deslumbró no solo por la dureza de la historia, sino también por el buen trabajo de su reparto, donde debutaron el italo-barcelonés Bruno Bergonzini, el leridano-andorrano Roger Casamajor y la mallorquina Antònia Torrens. Supongo que los académicos no acabaron de decidirse entre nominar a Bergonizini y Casamajor, así que el reparto de votos hizo que ninguno de ellos fuera nominado y sí la mallorquina Antònia Torrens, con uno de los papeles más breves que hayan hecho merecedor de una nominación, como la monja enfermera de la película. Precisamente ella ha tenido la carrera menos destacable, según IMBD, de los tres actores de esta película: tres cortometrajes, una TV movie y un papel episódico en Hospital central (Telecinco, 2005).

 
 
 

 
Uno de los candidatos al Goya al mejor actor revelación de ese año fue Javier Batanero por Leo, de José Luis Borau. Escasos papeles en cine para este actor (Octavia, Basilio Martín Patino, 2002 y Te doy mis ojos, Icíar Bollaín, 2003) y algunos cortometrajes en los últimos años. Su presencia más notable ha sido como miembro del grupo de músicos y humoristas de Académica Palanca, que tomaron su nombre de estos versos de Miguel de Unamuno: “Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión Castilla”.

 
 


En la actualidad colaborador del programa radiofónico de Isabel Gemio en Onda Cero (Te doy mi palabra), los inicios de Javier Batanero fueron como cantautor con los discos Tentaciones de metro (1986) y La lluvia vertical (1989). Es así uno de los pocos casos, con Rosario Flores (candidata en 1990 al Goya a la mejor actriz de reparto por Contra el viento, de Francisco Periñán), Lolita Flores (ganadora en 2002 del Goya a la mejor actriz revelación por Rencor de Miguel Albaladejo), Bebe (candidata en 2006 a la mejor actriz revelación por La educación de las hadas, de José Luis Cuerda) o Juan Manuel Montilla el Langui (ganador en 2008 del Goya al mejor actor revelación por El truco del manco, de Santiago A. Zannou) de cantante (no cuentan casos como Maribel Verdú y su disco de la película Trespalabras, Antonio Giménez Rico, 1993) con candidatura a Premio Goya.

 
 

El caso de Elisabet Gelabert, candidata en 2003 por Te doy mis ojos (Icíar Bolláin) fue una de esas nominaciones de rebote, pues, de lo solvente de las interpretaciones de Laia Marull y Luis Tosar, se vio ella beneficiada, aunque en un papel muy breve como una de las compañeras de trabajo del personaje de Laia Marull (menos relevante que los de Candela Peña -ganadora ese año del Goya a la mejor actriz de reparto-, Rosa María Sardá, Kiti Manver, Elena Irureta o que, incluso, el de la directora Chus Gutiérrez). Esta nominación no trajo consigo más papeles en cine (salvo en La noche del hermano, Santiago García de Leániz, 2005) y sí más continuidad en televisión y sobre todo en teatro, como miembro del grupo de teatro La Abadía.

 
 

El actor barcelonés Nilo Mur fue candidato en 2004 por Héctor, de Gracia Querejeta. Una de las miradas más enigmáticas y especiales del cine español tuvo otros papeles en como niño en el cine (por ejemplo, dio vida al personaje de Roger Casamajoren El mar) y después de su candidatura, en El calentito (Chus Gutiérrez, 2005) o Castillos de cartón (Salvador García Ruiz, 2009). No constan más papeles de este actor más allá de esta fecha, que, como se mencionó en el coloquio de Castillos de cartón de Versión Española, en la actualidad se encuentra estudiando en Estados Unidos.  

 
 
En 2004 fue candidata la malagueña MónicaCervera por Crimen ferpecto, de Álex de la Iglesia, una de esas feas guapas con una cara que atrapa (versión actualizada de Rossy de Palma la llamaron algunos medios). Esa actriz ha quedado como personaje de culto por su papel en la película 20 centímetros, de Ramón Salazar (2005), director del que fue musa de su premiado cortoHongos(1999)y también presente en su ópera prima Piedras(2002). Menos activa en los últimos años, donde nos dejó algunos papeles como su cambio de registro -al igual que Antonia San Juan- en Octavia (Basilio Martín Patino, 2002), Entre vivir y soñar (AlfonsoAlbacete y David Menkes, 2004) o la fallida serie Con dos tacones (Televisión Español, 2006).El año pasado rompió su inactividad como actriz desde 2006 y apareció en un capítulo de La que se avecina (Telecinco) y, sobre las tablas, en la obra 80 metros cúbicos 80. 

 
 
 

La leonesa Isabel Ampudia consiguió en 2005 la única nominación para 15 días contigo, de Jesús Ponce, y cuyo protagonista, Sebastián Haro no llegó a esta nominado, a pesar de que se lo merecía. Uno de las actrices españolas con facciones más duras, casi siempre asociada al drama, y con poco lucimiento en cine y bastante más en televisión, medio en el que debutó en la serie El destino en sus manos (Televisión Española, 1995).

 

Ese mismo año 2005 la película 7 vírgenes (Alberto Rodríguez), además de demostrar que Juanjo El bola Ballesta no era flor de un día, consiguió candidaturas para Alba Rodríguez y Jesús Carroza, que resultó ganador en su categoría. Jesús Carroza, seleccionado entre más de mil aspirantes en pruebas en su instituto, ha tenido continuidad en sus papeles, mientras que la nacida en Gran Canaria Alba Rodríguez sólo tuvo con anterioridad un papel, como alumna de la serie Querido maestro (Telecinco, 1997) y tras 7 vírgenes no constan papeles. ¿Se convertirá en la Berta Socuéllamos (Deprisa, deprisa) del siglo XXI?

 
 

La actriz puertorriqueña Micaela Nevárez se aprovechó de unos de los candelazos que mencionamos al hablar de Días contados y, a la vez que Candela Peña se llevaba su Goya a la mejor actriz, ella recogió el de actriz revelación por Princesas, de Fernando León de Aranoa (2005). Poco más se ha sabido de esta actriz, que, como se menciona en Wikipedia, vive en la actulidad en Londres con su marido francés y cuya filmografía ha sido muy escasa, pues solo figura otro papel en la película estadounidense The war boys (Ron Daniels, 2009).

 
 


La nominación más injusta de la historia de los Goya a los actores revelación tal vez sea la de el actor uruguayo residente en España Walter Widarte porLa noche los girasoles, de Jorge Sánchez Cabezudo (2006). Injusta por no incluir a su duelo interpretativo en la película, Cesáreo Estébanez, pero sobre todo, por pensar que este actor era alguien nuevo en la interpretación, cuando era perro viejo tanto en televisión (Tristeza deamor) como cine y, sobre todo, teatro.


La barcelonesa Ivana Baquero pasará a la historia como la ganadora más joven del Goya a la mejor actriz revelación, con doce años de edad, por El laberinto del fauno (Guillermo del Toro, 2006). Marcada por sus papeles en películas de terror y suspense en los inicios de su carrera (Romasanta, Paco Plaza, 2004; Rottweiler, Brian Yuzna, 2004; Frágiles, Jaume Balagueró, 2005), sus últimos papeles han sido en producciones estadounidenses, junto a Kevin Costner en The new daughter, de Luiso Berdejo, 2009 y bajo las manos de Isabel Coixet enAnother me, 2013.

 
 
 
Habrá que esperar un tiempo para ver cómo evolucionan las carreras de otros actores candidatos al Goya al mejor actor/actriz revelación como los siguientes:

-La gaditana Gala Évora, candidata por Lola, la película (Miguel Hermoso, 2007), antigua componene de las Papá Levante y con disco en solitario (Agua y luz, 2008), que en cine sólo ha tenido continuidad en la película Madre amadísima (Pilar Távora, 2009).

 
 

-El cántabro Óscar Abad, protagonista de El prado de las estrellas (Mario Camus, 2007), elegido con 16 años cuando era ciclista junior, del que solo consta un papel en Poniponchi (Iván G. Anderson, 2009).

 
-La nacidad en la ciudad marroquí de Tetuán Farah Hamed, solvente como inmigrante protagonista de Retorno a Hansala (Chus Gutiérrez, 2009, con guión de Juan CarlosRubio), que ha seguido con roles de mujer árabe en televisión (como Hospital central, Física o química o Amar en tiempos revueltos).

 

-La madrileña Leticia Herrero, candidata por Gordos (Daniel Sánchez Arévalo, 2009), que trabajaba en una autoescuela antes de ser descubierta para la película y que ya manifestó entonces que su trabajo en cine sería algo pasajero (aunque su aire a lo Verónica Forqué anunciaba muchas posiblidades para esta actriz). Este personaje estaba pensado para Inma Cuevas, como ya contó por aquí esta actriz, sin mencionar a qué papel se refería...

 
 
-El malagueño Pablo Pineda, ganador de la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de San Sebastián por Yo, también (Álvaro Pastor y Antonio Naharro, 2009), que no ganó el Goya al mejor actor revelación, aunque Lola Dueñas sí se llevó el Goya a la mejor actriz de ese año. El hecho de tener síndrome de Down se le olvida a uno fácil viendo lo variado de su currículum, si bien este ha sido su único papel en cine.

 
 

-El cordobés Manuel Camacho, candidato por Entrelobos (Gerardo Olivares, 2010)pasará a la historia por haber sido el último niño nominado a un Goya (con diez años), pues en desde el año 2011 los candidatos a esta candidatura tienen que ser mayores de 16 años. Escogido entre 206 candidatos para este papel, no constan más trabajos de este actor.

 




¿Cómo continuarán las carreras de los candidatos al Goya al mejor actor y actriz relevación a partir del año 2010?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada