domingo, 30 de junio de 2013

Reciclarse en el yoga y la meditación



Algo debe tener el estar delante de los focos, de los medios de comunicación, etc. que algunos, no pocos, que en su momento fueron actores, presentadores o cantantes deciden retirarse de los focos y de los medios y buscar refugio en el yoga y la meditación. No sólo por su bien, sino para pasar a ser su oficio, una vez que ya pasan a ser un poco más olvidados por el público.

El caso más famoso tal vez sea el de Nacho Cano (del otro Nacho Cano, sin Mecano, ya hablamos aquí), pionero en la introducción -al menos de cara al gran público- del budismo, o de qué sepamos quién es el ai dalai lama dalai. Más alejado de los medios, pues el último invento de Mecadance no ha sido muy exitoso, dedica, parece, más tiempo en Miami a sugimnasio y centro de bikram yoga.


En su caso, como en el de los personajes que hablo a continuación, la cosa va en serio, y no es que sean famosos que hagan yoga o meditación, sino que son personas cuyo pasado como famosos no interesa en esta nueva etapa. Por ejemplo, los casos de los actores Mariano Alameda (o Sergio Villoldo) y María Jurado (o Elena Nieto). En los cuatro casos comparten algo en común: haber participado en la serie más mística que ha dado la tele española (y no es broma): Al salir de clase.

 


 


Mariano Alameda, uno de los mayores ídolos del fin de siglo pasado..., pues ya han pasado unos años desde su etapa como Íñigo en la serie Al salir de clase. Pero este actor es mucho más. Por repasar un poco: compañero de estudios de Alejandro Amenábar debutó, por llamarlo de alguna manera, en una sorpresa relacionada con Sarah Ferguson, la Duquesa de York, en el Sorpresa Sorpresa antes de debutar como actor en Hostal Royal Manzanares. Siguió el papel por el que será recordado por los siglos de los siglos, mucho me temo: el Íñigo de Al salir de clase, a lo largo de 836 capítulos.

 
Después de Al salir de clase, otras series, ya fueran diarias como La verdad de Laura y C.L.A. No somos ángeles o semanales como Paco y Veva y Aquí no hay quién viva. Tal vez su mejor papel haya sido, o mejor dicho, fue, en la película La noche de los girasoles (Jorge Sánchez Cabezudo, 2006).
Digo fue pues parece que el yoga y la meditación ocupan más tiempo en su vida que el volver a actuar. El bueno de Mariano tenía ya en su etapa como actor una pregunta que le intrigaba: Por qué el mundo es. Por eso, y gracias a las enseñanzas aprendidas, entre otros, con el maestro de yoga Raimundo Calle, se ha hecho un experto en las prácticas del desarrollo personal, la evolución de la conciencia, la psiconáutica, la alquimia, la magia, el tantra, el yoga, la terapia o la búsqueda espiritual. Su futuro no entra en la interpretación, sino en seguir adelante con el Centro de desarrollopersonal Nagual. Lo mejor es ver esta entrevista, donde Mariano explica esta evolución.
 



En el qué fue de los actores de Al salir de clase no hay que investigar mucho, en cuanto a los actores que inauguraron la serie, en las carreras de Lucía Jiménez, Pilar López de Ayala o Elsa Pataky. Pero que nadie busque papeles recientes de otro de los actores de la primera hornada de Alsa: Sergio Villoldo (Álex). Al igual que Mariano participó en la serie La verdadde Laura y su presente está en el Centro Nagual, donde también ejerce funciones de docente de temas relacionados con el desarrollo personal.


 
El de María Jurado es otro caso de alguien más presente en los programas del corazón que en los de información cinematográfica, a pesar de su abudante filmografía. Esta actriz saltó a la fama en 2003 por un supuesto noviazgo con el hijo de la Princesa Carolina de Mónaco, Andrea Casiraghi. Los paparazzi los pillaron en las playas de Ibiza y la alicantina María Jurado llegó a salir en la portada del Hola.



Sus papeles de actriz más relevantes hayan sido, tal vez, el de Isabel también en Al salir de clase (en la temporada del año 1999), o en su última serie, Generación DF (2008). Su filmografía en cine es un poco a lo Cristina y Blanca Marsillach: más abundante fuera de España que dentro, con papeles no demasiado relevantes, pero abundantes: en Francia (Bloody Mallory, People, Cavalcade, L’avion, L’age de l’homme...) o Italia (Amnesia, Go go tales, Il passato è una terra straniera). En el cine español, algo menos, salvo Carne de gallina (Javier Maqua, 2002) y la pequeña película de culto Me da igual, de David Gordon (2000) (oe, oa, todo me da igual, en la banda sonora de Carmelo Martínez, el exDécada Prodigiosa).

 
Sus papeles de cine y televisión no han sido tan relevantes, al menos según Google, pues al googlear esta actriz al final suelen aparecer las capturas de sus desnudos, ya sean en la pantalla, o en alguna playa del Mediterráneo. De esto poco queda en la actualidad, pues María Jurado, ahora con el nombre de Suniti, es maestra de reiki usui, karuna, shambala y unitario. Lo mejor es leer su página web, en la que ella explica todo ese proceso que le ha hecho alejarse de los focos. Para los más fans de María Jurado, incluso esta entrevista en búlgaro, pues en Bulgaria también se ha formado.

Otro caso es el de una de las bellezas magnéticas y fotogénicas como pocas, el de la actriz y presentadora Elena Nieto. Mucho más que la cara del Canal Plus de inicio de los años 90, pero muy marcada con esta función de presentadora de la programación de este canal o busto parlante, como ella misma dice. También pasó por Al salir de clase, con su papel de Sofía en la temporada de 1998-1999. Su currículum incluye muchísimos anuncios de los años 80 y 90.


 
 
 
Es ella la que explica en este vídeo su labor como profesora de yoga y mística. Ya empezó en su etapa antes de los focos y cómo ese nerviosismo, ese sentirse observada, e incluso de sus experiencias místicas ya con tres años y su conversación con la luna. Su presente hoy es como terapeuta del color en y profesora de yoga. Curiosamente la última vez, creo, que la vimos en la televisión fue como amiga de Víctor Sandoval en la sección Orígenes de Sálvame.

Supongo que habrá más casos de personas más o menos famosas relacionados con el yoga como trabajo. Por ejemplo, el rubio Ony (o Antonio Martos Ortiz) del grupo D’Nash, los de Eurovisión de 2007 con I love you mi vida como profesor de hatha yoga y también con Nacho Cano de por medio.

 



Si a alguien se le ocurre alguno más...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada