viernes, 2 de mayo de 2014

Entrevista al director de cine Álvaro Fernández Armero





  1. ¿Creciste en una familia cinéfila? ¿Cómo era tu relación con el cine de niño y adolescente?
No, mi familia no es especialmente cinéfila, aunque me llevaban al cine bastante. Los viernes veíamos la película de La clave, y los sábados, Sábado cine y Primera sesión en TVE.

  1. ¿Tenías claro que tu futuro estaría relacionado con la dirección o te interesaban otros campos artísticos?
Siempre quise dedicarme al cine, desde que tengo uso de razón.

  1. Como otros directores jóvenes de la generación de los 90 fuiste culpable de que muchos nos interesáramos por el cine español, por ejemplo, con tu debut en el cortometraje El columpio (1992).¿Tenías previso otro final para esta estupenda historia? ¿Pensaste alguna vez en una segunda parte o continuación?

Nunca. El columpio me ha dado muchísimas alegrías, todavía hoy, pero nunca pensé en una posible segunda parte.

  1. Tu debut en el largometraje con Todo es mentira (1994) fue celebrado tanto por crítica y público. Los medios de comunicación saludaron a la película como una visión a la española de la generación X. ¿Fue esto algo bueno o malo para la película?
 

A mí recuerdo que me molestaba esa etiqueta, pero creo que fue algo positivo para la promoción de la película.


  1. El reparto de Todo es mentira, a pesar de lo heterogéneo, funcionó muy bien en la pantalla. En él aparecían desde actores ya con trayectoria (Penélope Cruz, Gustavo Salmerón, Jordi Mollà, Ariadna Gil), músicos o directores de cine reconvertidos en actores (Coque Malla, Christina Rosenvinge; Fernando Colomo), actores dando sus primeros pasos en el cine (Mónica López, Irene Bau, Santiago Segura), etc. ¿Qué recuerdas del trabajo con estos actores?
 
 De esa película recuerdo la libertad con la que trabajábamos. Todo era nuevo para mí, no tenía prejuicios.

  1. ¿Cuántas veces te han dicho que Penélope Cruz pocas veces ha estado tan bien en pantalla como en Todo es mentira? No sólo por fotogenia o encanto, sino por su manera de enfadarse, por lo desagradable que puede llegar a ser su acaparadora Lucía, etc.
La verdad es que fue un personaje que cuajó muy bien, sí. Esa película tiene un buen número de seguidores que no la olvidan y eso lo agradezco infinitamente.
 
  1. No es la primera vez que te preguntan por los derechos actuales de la película. ¿Por qué no está editada en España en DVD?
Edición griega en DVD

Los productores se separaron, y Todo es mentira le tocó a un productor que no vive en España hace muchos años. La película, simplemente, se quedo huérfana, nadie la siguió moviendo y yo no tengo los derechos. Una pena.

  1. El único guión en el que has participado y que no dirigiste fue en la película Dile a Laura que la quiero (José Miguel Juárez, 1995). ¿Qué recuerdas de esta experiencia, atípica en tu currículum?

Ese guión lo empecé antes incluso que el de Todo es mentira. Fue un encargo de José Miguel Juárez. Unos recuerdos ya muy lejanos en el tiempo. Era muy joven.

  1. Tu segunda película, Brujas (1996), contaba con un trío protagonista también heterogéneo: Penélope Cruz, Ana Álvarez y Beatriz Carvajal. Sorprendió la presencia de esta última en un papel protagonista de cine. ¿Fue elección tuya? ¿Qué te pareció su trabajo en la pantalla grande?


Beatriz creo que hizo un trabajo estupendo. Es una pena que no siguiesen contando con ella para el cine.


  1. En tu tercera película, Nada en la nevera (1998) empieza tu colaboración con María Esteve, a la que le brindas un gran personaje protagonista, en compañía, de nuevo, de Coque Malla. A algunos nos recordó a Todo es mentira. ¿Era un guión que ya llevaba escrito de hace tiempo o surgió en el momento?

Surgió en el momento. Esa película nació como respuesta a dos proyectos fallidos. Pensé que no tenía nada que perder si intentaba hacer la película que realmente me gustaría rodar. Y así fue. Escribí el guión con mi hermana Coloma. Tiene mucho de Todo es Mentira y también de El columpio.
 
  1. La película de terror El arte de morir (2000) fue el primer guión que dirigiste que no era obra tuya (sus autores eran Curro Royo y Juan Vicente Pozuelo). ¿Cómo afrontaste este trabajo de encargo?

Tenía muchas ganas de rodar algo de género. Fue durísimo, pero me encantó la experiencia. La comedia tiene unas limitaciones visuales que el terror no tiene.
 
  1. El reparto de esta película incluía a actores muy populares en ese momento por Al salir de clase (Lucía Jiménez, Elsa Pataky, Sergio Peris Mencheta) y otros con los que repetías (María Esteve, Gustavo Salmerón). ¿Pudiste escoger a parte del reparto? ¿Vinieron impuestos algunos nombres en el reparto?
Fue una mezcla de todo.

  1. Pasaron cuatro años hasta su siguiente película El juego de la verdad (2004). ¿Qué hiciste durante este tiempo?
Intentar levantar una película basada en la novela Últimas noticias del paraíso, de Clara Sánchez, que no salió, y también otra película de guerra, Oxígeno, sobre un submarino en la Guerra Civil, que tampoco se pudo levantar. Era muy cara. 


  1. En los personajes de El juego de la verdad, las parejas de Tristán Ulloa y Natalia Verbeke, así como Óscar Jaenada y María Esteve nos pareció, a algunos espectadores, ver de nuevo el espíritu de Todo es mentira. ¿Cuánto hay de ficción y cuanto de realidad en tus guiones que presentan a parejas?

Me suelo inspirar mucho en la realidad que me rodea. Saco cosas de amigos y conocidos que incorporo a los personajes.

  1. Preparando la documentación para esta entrevista, he comprobado que en el catálogo de la Filmoteca Española figura esta película con el nombre El juego de la verdad de Álvaro Fernández Armero, puesto que hay otro película con el mismo nombre (José María Forqué, 1963). ¿Había pensado otro nombre para la película?

Le dimos muchas vueltas, pero no dimos con ninguna otra opción.

  1. En 2005 cambias de género al escribir y dirigir el documental centrado en el campeón de motociclismo Ángel Nieto Ángel Nieto: 12+1. ¿Tenías interés por el motocilismo anteriormente? ¿Te gustaría volver a dirigir (y/o escribir) otro documental relacionado con el deporte?

Me encanta el deporte, veo todo lo que puedo, y deporte y cine me parece que hacen buena pareja. Los documentales me gustan también mucho, me gustaría hacer más.

  1. De 2007 data su última película. En este caso, una comedia centrada en el deporte, Salir pitando. Si no me equivoco, trabajas por primera vez en cine con parte de su reparto (Guillermo Toledo, Javier Gutiérrez, Antonio de la Torre, Nathalie Poza, Lidia Navarro). ¿Cómo escogiste a estos actores en esta ocasión?
 

Son actores  a los que tenía echado el ojo hace tiempo y con los que quería trabajar. Sobre todo Willy Toledo, a quien conocía hace años.


  1. Tu segundo cortometraje, Por ser como eres (2010) vuelve a mostrar, sin desvelar el final, lo bien que se te da plasmar en pantalla las discusiones en pareja, con un enorme trabajo de Alexandra Jiménez y José Sánchez Orosa. ¿De donde surge la idea de este cortometraje?

Es un cortometraje que hice para Notodo. La idea vino del giro final, me apetecía hacer algo que tuviese ese giro. La historia vino después.
 
  1. En los últimos años has dirigido capítulos de series como El síndrome de Ulises (Antena 3, 2007-2008), Cazadores de hombres (Antena 3, 2008), Doctor Mateo (Antena 3, 2009-2010), Hospital central (Telecinco, 2012), Con el culo al aire (Antena 3, 2013). ¿Cuáles son las grandes diferencias respecto al cine (ensayos, produción, ritmo de grabación, etc.)?
La televisión es mucho más rápida, y el papel del director está supeditado a la producción ejecutiva. Se tiene menos  libertad que en el cine, pero me encanta trabajar en la tele. Los procesos son muy rápidos y ves el resultado enseguida.

  1. Por así decirlo, al dirigir capítulos de series asentadas, te subes a trenes que ya están en marcha. ¿Se tienen en cuenta tus aportaciones o te limitas a dirigir escenas y cumplir con el ritmo de grabación?
Cumplo con el ritmo de grabación.

  1. En este caso, Alfonso, el príncipe maldito (Telecinco, 2010) fuiste el reponsable de la miniserie. ¿Qué diferencia notaste como director respecto a dirigir capítulos de series semanales?

Se parecía mucho más al cine. Fueron ocho semanas seguidas, como una película. Se puede aportar más que en una serie, porque es algo único que no es plantilla de nada. Acaba y empieza en sí mismo, como el cine.

  1. Según informas en tu web, existe el proyecto de una serie centrada en la pareja protagonizada por Malena Alterio y Javier Gutiérrez, Vergüenza ajena. ¿Existen posibilidades de que el episodio piloto pase a ser una serie?

Estuvo a punto de ver la luz en Canal Plus. Y en el último momento se cayó. De cada proyecto que sale adelante suele haber unos cuantos que se quedan en el camino.
 
  1. Tal y como figura en tu web y recogió Fotogramas en su edición de septiembre de 2013, estás preparando un nuevo largometraje, Las ovejas nunca pierden el tren, posiblemente protagonizado por Juana Acosta. ¿Qué nos puedes adelantar?

Acabo de terminar de rodarla. El reparto lo forman Raúl Arévalo, Inma Cuesta, Candela Peña, Alberto San Juan… Es una comedia sobre las expectativas que se tienen en la vida y cómo éstas normalmente no se cumplen, pero se cumplen otras que ni nos imaginábamos.

  1. Siempre que leo entrevistas de personas relacionadas con el mundo del espectáculo me quedo con ganas de saber qué trabajos rechazaste, que guiones no fueron aprobados, qué cambios de cásting hubo en tus películas. Aprovecha para  desvelarnos algo...
El personaje de María Esteve en Nada en la nevera estaba pensado inicialmente para Candela Peña.




No hay comentarios:

Publicar un comentario