miércoles, 6 de julio de 2016

Ell@s fueron también chic@s Almodóvar. Átame.



Vimos en entradas anteriores algunos actores poco recordados de las lafilmografía de Pedro Almódovar en los años 80. Seguimos avanzando en el tiempo, entrando en las películas del director manchego de los años 90. En esta ocasión con Átame.

Átame (1990)


Una chica Almódovar de breve presencia en Átame pasó por este blog en forma de entrevista: Juana Cordero. En la película era la vendedora de la caja de bombones en forma de corazón que adquiere Riki (Antonio Banderas), para regalar a Marina Osorio (Victoria Abril). En dicha entrevista comentó lo siguiente sobre este trabajo: “Como siempre, me presenté al cásting y me dieron la dependienta de bombones. Lo de ese rodaje fue muy curioso. Yo por aquel entonces estaba haciendo cabaret en el Scueto, un local emblemático que estaba en la calle Barco. Ese día por la mañana tuve sesión en Átame y por la noche tenía función con el cabaret, recuerdo que cuando acabé la sesión en la película me supo a poco, ¡yo quería más! Pero no tenía más, así que por la noche me planté la pestaña postiza y me subí al escenario con tan mala suerte que me caí y me rompí una pierna. Total, que estuve escayolada un mes, ¡pero la buena suerte fue que me llamaron de El Deseo diciéndome que la secuencia que había rodado se había velado y que tenía otra sesión! Yo llevaba muleta, pero a Almodóvar no le importó y volví a rodarla. Si te fijas bien en la película se ve la muleta. Fui feliz”.


Lola Cardona (directora pisquiátrico).


Lola Cardona encarnaba en Átame a la directora del centro psiquiátrico donde estaba internado Ricky (Antonio Banderas), del cual se despide entre lágrimas, pues era su amante.

Fallecida en 2006 a la edad de 69 años, Lola Cardona tuvo una carrera muy activa en teatro, siendo recordado su trabajo junto a Amparo Rivelles en Hay que deshacer la casa (en la versión cinematográfica de esta obra de teatro su papel fue interpretado por Amparo Soler Leal). En cambio, Lola Cardona fue menos habitual ante la pantalla: unos 30 papeles durante cuatro décadas como actriz, según IMDb. Sus obituarios destacaron lo discreta que era, sin buscar protagonismo fuera de su trabajo. En cine, destacan títulos como La prima Angélica o El Sur; en televisión tuvo presencia en el teatro televisado de los años 70, así como en la serie Yo, una mujer.

 
 
 
 
 
 
 


José María Tasso (anciano psiquiátrico).


En Átame tenía una breve presencia como el anciano que comparte estancia con el personaje de Antonio Banderas, cuando este deja el centro.

José María Tasso podría ser considerado el flequillo del cine español, pues una imagen característica suya era la de soplarse el flequillo que cubría parte de su cara. José María Tasso Tena Tachuela (1934-2003) fue un actor muy prolífico -véase su ficha en IMDb-, sin contar (por lo general) con papeles protagonistas en cine, desde que debutó a finales de los años 50. Recordada es su presencia junto a las niñas prodigio Marisol o Rocío Dúrcal en películas como Ha llegado un ángel, Tómbola, Canción de juventud, La chica del trébol, Tú y yo somos tres. Fue rostro habitual en muchas comedias costumbristas de los años 60 y 70, descendiendo su actividad en los años 70. Por entonces se pasó en el mundo de la hostelería, en la localidad de La Granja de San Ildefonso (Segovia), con el bar Chez Tachuela, como aquí figura. Recuperado como actor en la película La conquista de Albania, fue más habitual su presencia en los años 80 y 90 en la televisión (Cervantes Proceso a Mariana Pineda, Los pazos de Ulloa, Eva y Adán agencia matrimonial, Villarriba y Villabajo, Hermanos de leche, Petra Delicado). Colaboró en algunos programas musicales presentados por su primo Carlos Tena (como Pop qué) y también hizo doblaje (como la serie de dibujos animados Loca academia de policía, en el personaje de Zed). En este enlace puede verse un repaso a la carrera de este actor, que falleció en León en 2003 con 79 años.

 
 
 
 

Montse G. Romeu (periodista)


En Átame era la periodista que sigue al personaje del director de cine en silla de ruedas Máximo Espejo (Paco Rabal) y la actriz Marina Osorio (Victoria Abril), para que le cuenten aspectos del rodaje. Repitió presencia en otra película de Almodóvar, al aparecer como maquilladora en Tacones lejanos.

Pocas informaciones se encuentran sobre la actriz Montse García Romeu, activa en el cine español en la década de los 80 y 90, con papeles episódicos en cine (Delirium, Doblones de a ocho, La noche más larga, Malena es un nombre de tango, Tierra, Malena es un nombre de tango, El milagro de P. Tinto, Sobreviviré) o televisión (Cosa de dos, Delirios de amor, La mujer de tu vida, Villarriba y Villabajo,Querido maestro, Todos los hombres sois iguales). Su carrera como actriz de cine o televisión parece haberse cerrado hace ya más de quince años, con un breve papel en Sin noticias de Dios, según IMDb.

Oswaldo Delgado (fantasma)

 
 
El fantasma hace referencia a Oswaldo, el compañero de escena de la película que rueda Marina Osorio (Victoria Abril).

Sólo constan en la ficha de IMDb dos trabajos referidos a Oswaldo Delgado, el breve papel de Átame y la película venezolana Pirañas del puerto (si es que se refiere a la misma persona). Sí que parece más seguro que ha tenido otro trabajo más reciente en cine, en el año 2013, en la película argentina Las mariposas de Sadourní, como aquí se explica.


Emiliano Redondo (decorador)

Figura en los títulos de crédito de Átame como decorador, es decir, Pepe, vecino del personaje de Marina Osorio (Victoria Abril), y a la que deja el encargo de que vaya a regarle las plantas durante su ausencia.

Emiliano Redondo (1937-2014) llevaba inactivo en el momento de su muerte -según IMDb- más de una década como actor delante de las pantallas, habiendo dejado atrás casi cien papeles durante más de cuatro décadas. Dejamos fuera, como es habitual en este blog, su carrera teatral, llegando a formar una compañía de teatro propia. Habitual en breves papeles de muchas películas de cine de barrio, en los años 70 se hizo una cara popular en la televisión gracias al programa infantil Las aventuras del Hada Rebeca o al musical El hotel de las mil y una estrellas, así como en diverso teatro televisado. No tuvo reparos en trabajar a la largo de su carrera en los más diversos géneros (serie B o serie Z, destape, comedias de sal gruesa, etc.). Menos habitual en cine en sus últimos años en activo, pudo vérsele en televisión en Segunda enseñanza, Turno de oficio, Brigada central, Encantada de la vida, Compuesta y sin novio, Tío Willy y el papel con el que cerró su carrera, un episódico en Antivicio. 

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada