jueves, 22 de diciembre de 2016

Los ¿dramas? de Gracita Morales. Primera parte.



No se suele mencionar la palabra drama al hablar de la actriz Gracita Morales, sino comedia. Al evocar su nombre, casi todo el mundo esboza una sonrisa. Fue una actriz sobre todo de comedia, pero cuya vida, al parecer, tuvo más de drama que comedia.

 
 
 
 
 
 
 


Por ejemplo, el año pasado, al cumplirse veinte años de su fallecimiento, algunos artículos mencionaron las partes oscuras o menos conocidas de su vida. Por ejemplo, en este artículo se menciona que “el carácter de la actriz fue agriándose poco a poco, al punto de que los rodajes de gran parte de aquellas desternillantes películas resultaban complicados [...] Drogada con pastillas, sola, abandonada, pasó los últimos años de su vida”. En este otro artículo se afirma: “Una vida llena de infelicidad, depresiones y fármacos para aliviar la soledad fueron minando poco a poco la vida de la que es una de las cómicas más reconocidas del cine español”. Estas opiniones fueron refrendadas también en su momento por sus compañeros de profesión en entrevistas o en sus propias biografías (Alfredo Landa, José Luis López Vázquez, Mariano Ozores, Concha Velasco).


En nuestro caso, queremos hacer un repaso de la carrera como actriz de Gracita Morales (103 papeles antes las cámaras, según IMDb) y gracias a algunas entrevistas de Gracita Morales disponibles en YouTube ver desde su punto de vista lo que podría ser llamado los dramas de la vida de Gracita Morales. Hay que tener en cuenta que tuvo un gran éxito en los años 60 y parte de los 70, rodando hasta ocho películas por año, para después caer -más o menos- en el olvido, reduciendo su actividad en cine, hasta su muerte en 1995. Para repasar su carrera artística ha sido muy útil el libro El cine español. Algo más que secundarios de Bartolomé Salas Martos, para poder mencionar los inicios de su carrera o algunos de sus papeles más característicos. Mencionamos únicamente las películas con mayor presencia de Gracita Morales, o bien en las que fue reclamo en el cartel o, simplemente, las que más conoce el gran público.
 
Su nacimiento tuvo lugar en Madrid el 11 de noviembre de 1928 (en el libro anteriormente mencionado se da como fecha el 9) bajo el nombre de María Gracia Morales Carvajal, siendo la pequeña de cuatro hermanos: Consuelo, que murió el mismo día que ella cumplía quince años, y los actores Ana María Morales y Pepe Pepito Morales. Su sobrina, que estuvo a su lado durante sus últimos años, Ana Carvajal, también siguió sus pasos como actriz.

A la edad de tres años falleció su padre, José Morales, empresario del Teatro Calderón de Madrid, residiendo durante un tiempo en Puertollano (Ciudad Real), pasando después a Madrid, donde ingresó como interna en el Colegio de Santa Marta. Pasó también un breve tiempo en Alicante, así como de nuevo en Puertollano y, una vez acabada la Guerra Civil, volvió a Madrid, ingresando como pensionista en las Teresianas de la calle Goya. No acabó los estudios de bachillerato, por su afición al baile, en concreto la danza clásica, abandonando esta inclinación artística por la interpretación.

Sus inicios artísticos (entonces, conocida como Gracia Morales) los tuvo sobre las tablas en la compañía del actor Luis Peña como meritoria, pasando después a trabajar con Catalina Bárcena, sustituyendo a Amparo Soler Leal en la obra Canción de cuna. Su primera intervención como Teresa en dicha obra, preparada en apenas un día, fue tan exitosa que se ganó una gran ovación. Otro gran éxito teatral de sus inicios fue en la obra La feria de Cuernicabra, donde su papel se limitaba a repetir tres veces la frase purísima concepción. Otras compañías teatrales en las que trabajó en sus inicios fueron las de Josita Hernán, Antonio Vico, Ernesto Vilches y Tina Gascó.

 
Su debut en cine fue en el año 1954 en la película Elena (Jesús Pascual), pero no fue hasta Maribel y la extraña familia (José María Forqué, 1960) cuando empezó a hacerse popular y a mantener una carrera continuada en el cine. Anteriormente había participado en La vida por delante (Fernando Fernán-Gómez, 1958; personaje: Rosa Sanchidrían).

 
 
 
 
El mismo año de Maribel y la extraña familia estrenó otras películas como Mi calle (Edgar Neville; personaje: Purita), donde interpretaba a una adolescente, a pesar de contar con 30 años, o bien 091 policía al habla (José María Forqué; personaje: dependienta).

 
 
Siguieron películas en el año 1961 como Prohibido enamorarse (José Antonio Nieves Conde, 1961; personaje: criada Paula); Los pedigüeños (Tony Leblanc; La Cuca); Siempre es domingo (Fernando Palacios, 1961); Mi noche de bodas (Tulio Domichelli, 1961).

 
 
 
 
De 1962 son Diferente (Luis María Delgado; personaje: chica del helado); Canción de juventud (Luis Lucia; sin acreditar); Escuela de seductoras (León Klimovsky; Filiberta); Vuelve San Valentín (Fernando Palacios; Felisa). Uno de sus papeles más reconocibles y valorados en este año fue Atraco a las tres (José María Forqué), como Enriqueta.



Seguiremos en la siguiente entrada con los trabajos en cine de Gracita Morales desde 1963.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada