viernes, 30 de diciembre de 2016

Los ¿dramas? de Gracita Morales. Tercera parte.



Hemos visto en entradas anteriores los inicios de la carrera de Gracita Morales, una actriz cómica cuya vida, al parecer, tuvo más de drama que de comedia. Seguimos repasando su carrera artística en cine, ocupándonos en esta ocasión de sus trabajos desde los años 70 hasta su fallecimiento, a mediados de los años 90.

 
 
 
Durante la década de los años 70 Gracita Morales mantuvo, en sus dos primeros años, el ritmo de trabajo en cine, cayendo después el número de papeles. Por ejemplo, en 1970: Una señora estupenda (Eugenio Martín; personaje: sirvienta); Dele calor al difunto (Luis María Delgado; Clotilde). Mayor protagonismo tuvo en En un lugar de la Manga (Mariano Ozores), como Angustias Rodríguez.

 
 
 
1971 fue el último año en el que llegó a acumular un nuevo abundante de películas, siete. Entre ellas: Si Fulano fuese mengano (Mariano Ozores; personaje: Cleo); La casa de los Martínez (Agustín Navarro; mujer en el supermercado); Préstame 15 días (Fernando Merino; Petra); A mí las mujeres, ni fu ni fa (Mariano Ozores; La Chanel); Me debes un muerto (José Luis Sáenz de Heredia; Sofía).

 
 
 
 
 
Su último papel protagonista en un largometraje lo tuvo también en 1971: Cómo casarse en siete días, de Fernando Fernán Gómez, encarnando a Laura.

 
 
 

 
A partir del año 1972 descendieron su número de películas, figurando más bien en papeles secundarios o colaboraciones y en ocasiones su imagen dejó de figurar en los carteles de los largometrajes. El cine español iba encaminando su paso al cine de destape, y por eso sus siguientes papeles fueron en comedias más picantes que las que había protagonizado años anteriores. Por ejemplo, Vuelve, querida Nati (José María Forqué, 1976; personaje: Rafaela) o Las camareras (Joaquín Coll Espona, 1976; Ana).


 
 
 
 
 
 
 


La década de los años 80 estuvo activa como actriz de cine, sobre todo, en comedias más bien vulgares y poco reconocidas por la crítica. De esta década son largometrajes como Adulterio nacional (Francisco Lara Polop, 1982; personaje: monja); Mi amigo el vagabundo (Jacinto Molina, 1984; pija); El pico 2 (Eloy de la Iglesia, 1984; Adela); La de Troya en el Palmar (José María Zabalza, 1984; dueña del hostal); Don Cipote de la Manga (Gabriel Iglesias, 1985; madre de Paloma); Capullito de alhelí (Mariano Ozores, 1986; Rosa).

 
 
 
 
 




Su último papel en cine lo tuvo en 1989, en la película Canción triste de...dirigida por Mariano Ozores, interpretando el papel de abuela.

 
Sus últimos trabajos delante de las cámaras no fueron en su medio habitual, el cine, sino en televisión. Tuvieron lugar en 1994 y fueron colaboraciones puntuales en el programa de Joan Monleón Dora Dora (con el personaje de Vicky), así como en un capítulo de Los ladrones van a la oficina (La herencia de Escabeche), como Angelines.

 
Precisamente llama la atención la poca actividad que tuvo Gracita Morales a lo largo de su carrera en televisión (según su ficha de IMDb). Anteriormente había aparecido de manera esporádica en Firmado Pérez (1963), El hombre, ese desconocido (1963), Novela -Amor, rapto y vizcondesa- (1963), Confidencias (1963-1965), Tiempo y hora (1965-1967), Juegos para mayores (1971), Tarde para todos (1972), Primera hora (1974). Su papel más destacado en la pequeña pantalla -si bien es bastante reducido- no fue cómico, sino dramático, en la serie Teresa de Jesús (1984), en los capítulos Cuentas de conciencia y Desafío espiritual. Menos conocido es que intervino también en una edición del Un, dos, tres en el año 1992, en el programa cuya subasta estuvo centrada en El 12 de octubre en directo.

 
Más difícil de documentar en la red es la abudante actividad artística como actriz de teatro de Gracita Morales. Por ejemplo, en el año 1971 debutó con compañía propia, con la obra Trae usted la llave. Como aquí explica el autor de dicha obra, Juan José Alonso Millán, otras obras que hicieron juntos fueron: Golfos de cinco estrellas, Cuéntalo tú que tienes más gracia, ¡Anda mi madre!, Ocúpate de Amelia. En la entrada de Wikipedia de Gracita Morales pueden consultarse las obras de teatro en que participó. En nuestro caso, hemos podido documentar gráficamente estas obras: Las que tienen que servir (1962), Un paraguas bajo la lluvia (1965), Los Palomos (1966), Amando a Amanda (1980), Melocotón en almíbar (1981), La risa está servida (Gran Compañía de Revistas de Andrés Pajares, 1983), Las mujeres sabias (1984), Los ladrones somos gente honrada (1985), El cianuro... ¿sólo o con leche? (1985).

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
De su vida privada, se sabe que estuvo casada con el pintor canario Martín Zerolo, durante la década de los años 60, sin tener hijos. El pintor Martín Zerolo volvió a casarse, mientras que de ella no se conocieron más relaciones sentimentales.

 

Su fallecimiento se produjo el 3 de abril de 1995, a causa de una insuficiencia respiratoria, a los 66 años. Al parecer, lo hizo en el olvido y en precarias condiciones: si tenía una pensión, era mínima, y la Sociedad de Gestión de los Actores Intérpretes le pagaba el sueldo de su asistenta del hogar y recibía una ayuda económica de dicha sociedad. Una de las personas que estuvo a su cargo en sus últimos años fue su sobrina, la actriz Ana Carvajal, que declaró en su momento lo siguiente: “Tenía desde hace años unas depresiones tremendas y últimamente estaba muy baja de ánimo. Se hundía y no había manera de que saliera adelante, en varias ocasiones la llevé a especialistas y cuando terminaba el tratamiento, a veces, se recuperaba una temporada, pero volvía a caer. Estaba mal”.


Por su parte, el dramaturgo Juan José Alonso Millán explicó así el final de sus días: “Cogió pánico a salir a escena. Fumaba sin parar y no dejaba de beber agua. Apenas comía y dormía poquísimo, hasta que un día decidió marcharse de aquí, sin prensa ni aplausos. Cayó el telón al lado de su querida sobrina Ana”. Así se recogió la noticia en algunos medios escritos, como El País, ABC, La Vanguardia u Hola.

 
 
 
 
 
 

Como vimos en su momento, la tumba de Gracita Morales se encuentra en el Cementerio Sur de Madrid, siendo su epitafio Gracita Morales. 1928-1995. Una actriz.

 
Cerraremos el tema de Gracita Morales en la siguiente entrada, intendo recabar información sobre los dramas de la vida de Gracita Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada